Nacionales

Politécnicos previenen colesterol alto con lactobacilo de aguamiel

El lactobacillus presente en el aguamiel previene el colesterol alto en la sangre y el daño hepático, por lo que su consumo reduciría la incidencia de males cardiovasculares

La investigadora Yadira Rivera Espinoza descubrió que el lactobacillus brevis -presente en el aguamiel- previene el colesterol alto en la sangre y el daño hepático, por lo que su consumo reduciría la incidencia de males cardiovasculares.

La científica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) estudia desde 2008 los efectos benéficos del pulque en la salud y detectó que el aguamiel o savia recién extraída contiene más cantidad de microorganismos.

Rivera Espinoza probó diferentes cepas de lactobacillus brevis y obtuvo resultados inéditos, al comprobar en ratones que de todas las cepas del microorganismo sólo seis previenen la hipercolesterolemia (exceso de colesterol) y el daño hepático.

Además, en conjunto con su equipo de investigación, experimentó con las más efectivas y consiguió resultados notables después de 21 días, y decidió patentar el hallazgo.

Antes de administrar los lactobacilos a los roedores se les realizaron pruebas toxicológicas para corroborar su inocuidad y después les dieron concentraciones específicas de lactobacilos en una dieta alta en colesterol durante una semana.

Tras el experimento la investigadora corroboró que las concentraciones de colesterol en los ratones tratados con lactobacilos aislados del aguamiel no se modificaron tan dramáticamente, como sucedió con aquellos grupos que sólo recibieron una dieta alta en grasa durante siete días.

Además dieron de manera preventiva los lactobacilos a ratas con daño hepático inducido y los resultados mostraron que no se elevaron las enzimas relacionadas con lesiones en el hígado.

En tanto, aquellos sin tratamiento con microorganismos reportaron un incremento en las enzimas indicadoras de problemas en el órgano.

Con base en los resultados, la hipótesis de la investigadora politécnica es que el lactobacillus brevis hidroliza las sales biliares, que se excretan a través de heces.

Para compensar la pérdida el organismo sintetiza nuevas a partir del colesterol, “así es como creemos que disminuye la concentración de los lípidos”, subrayó en un comunicado.

Respecto al registro de patente, Yadira Rivera señaló que “el trámite está en proceso y, como parte de los requisitos, depositamos las variantes fenotípicas del lactobacilo en la American Type Culture Collection (ATCC), autoridad internacional de depósito de microorganismos”.

La investigación cuenta con un artículo científico publicado en la revista “Journal of Food & Nutritional Disorders” y una solicitud de patente sometida al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40