Nacionales

Depreciación de moneda China puede repercutir en otros países, alertan

Existe la opción de restringir en lo administrativo y de manera temporal las importaciones, con ciertas consecuencias

La depreciación del yuan significa que las exportaciones del país asiático se abarataron para los compradores, decisión que podría provocar que otros países también deprecien, indicó la investigadora Gabriela Correa López.

Tras recordar que el pasado martes cayeron las bolsas de valores en aquel país, la especialista de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) expuso que China requiere para su desarrollo económico insumos de otros países.

Uno de ellos es el petróleo, cuyo precio bajó de manera rápida por la alta oferta que mantienen algunas naciones petroleras de esquisto o arenas bituminosas, conocido en inglés como “shale oil”, con lo cual intentan eliminar a sus competidores.

Para México esa caída significa una disminución de ingresos fiscales que no pueden ser compensados con alzas de impuestos, disminución de gasto o contratación de deudas nuevas, comentó según un comunicado.

Explicó que existe algo que se llama “margen de maniobra” en la política económica, espacio que por lo regular es muy estrecho y con el que se pretende contener las implicaciones que tendrían decisiones arriesgadas, como incrementar las presiones inflacionarias y disminuir la actividad económica.

Recordó que el gobierno de Beijing intervino en ese margen a su economía y fue más allá de las decisiones consideradas ortodoxas para capitalistas o socialistas de mercado, como prefiere ser calificada China.

Éstas estuvieron acompañadas de acciones dentro del proyecto estratégico de expansión económica y aumento de influencia política en el mundo.

La investigadora del Departamento de Economía señaló que una de esas medidas desembocó en la decisión del Fondo Monetario Internacional de incorporar al yuan como unidad de cuenta de ese organismo, lo que operará a partir de octubre, a fin de transformarla en una moneda para conservar el valor de activos y deudas en el tiempo.

Esa función “forma parte de las medidas de liberalización de flujos de capital en China y pese que muchas operaciones todavía se hacen en términos controlados, han construido una red de acuerdos financieros bilaterales entre bancos centrales e instituciones financieras de inversión para realizar operaciones en yuanes”, expuso.

Un detalle clave en las operaciones chinas es que hay dos circuitos de operación financiera: uno dentro del territorio continental y otro desde Hong Kong.

“Algunas entre yuan y otras monedas consideran también los márgenes que existen en otros mercados, particularmente los fondos de cobertura cambiaria que buscan eliminar pérdidas para operaciones que se realizarán en el futuro”, argumentó.

Correa López indicó que de ese modo hubo pérdidas en las bolsas de valores chinas y en la venta de yuanes a los inversionistas. El gobierno chino respondió con la detención de las operaciones, al denunciar, especular y controlar su propia moneda.

La especialista en economía reiteró que la depreciación del yuan significa que, en efecto, las exportaciones del país asiático se abarataron para los compradores y esa decisión podría provocar que otros países también deprecien.

Sin embargo eso no termina ahí porque para cualquier país si su moneda se deteriora frente a otras, deberá lograr exportaciones por un mayor valor para pagar las importaciones.

Ello porque también tendrán un valor superior, pero si la demanda mundial decreciera, no habrá forma de lograr dicha expansión y las deudas y pagos al exterior se volverán más caros.

Existe la opción de restringir en lo administrativo y de manera temporal las importaciones, pero técnicos y políticos del gobierno de México no desean cerrar la economía, ya que si se suman exportaciones e importaciones y se comparan respecto del Producto Interno Bruto, representan 60 por ciento.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40