Nacionales

Tratamientos contra el cáncer y sus efectos secundarios

Los tratamientos contra el cáncer traen consecuencias secundarias siendo la piel y el cabello los más afectados

Los tratamientos contra el cáncer traen consecuencias secundarias siendo la piel y el cabello los más afectados, por ello es preciso diferenciar entre los métodos para combatir la enfermedad, ya que sus efectos son diferentes.

La quimioterapia clásica produce un alto en la división celular en la piel, las uñas y el pelo, lo que provoca sequedad, dermatitis eccematosa, la caída del pelo, cese al crecimiento de las uñas, además del despegamiento de estas o hemorragias.

Las terapias enfocadas de manera específica a un proceso tumoral suelen administrarse de manera continua, lo que genera efectos progresivos con reacciones que simulan acné, foliculitis, caída de cabello crónica, exantemas y cambios en el tono de la piel.

La radioterapia ocasiona en la piel radiodermitis, edema, eritema, pigmentación, alopecia y dolor, la cual puede evolucionar en la formación de úlceras o radionecrosis; después aparecen signos de radiodermitis crónica, atrofia, capilares dilatados, sequedad extrema, daño en glándulas sebáceas y pérdida permanente de pelo.

Para muchas personas, la pérdida de cabello durante el tratamiento más que un cambio de aspecto físico genera un impacto emocional que afecta la imagen del paciente, explicó en un comunicado de Saluspot el dermatólogo Jesús Martínez.

En este sentido, Martínez indicó que cortar el pelo antes de comenzar el tratamiento reduce este impacto; además, recomendó el uso de gorros, así como guantes y calcetines fríos.

“La utilización de sistemas de frío para disminuir el flujo sanguíneo al contraer los vasos puede ser útil para disminuir la alopecia del cuero cabelludo y la toxicidad ungueal”, explicó el dermatólogo.

“El uso de pelucas se hace conveniente cuando la alopecia ha sido muy severa, y tiene efectos positivos en la imagen exterior del paciente y en su autoestima”, agregó.

Mientras que en el caso de los enfermos de cáncer, Martínez recomendó evitar el uso de adhesivos en la peluca, ya que la piel se encuentra sensible y puede provocar irritaciones.

En cuanto a la piel, los tratamientos contra el cáncer secan el cutis, dejan una apariencia escamosa y provocan manchas, al tiempo que esta se irrita con mayor facilidad con el sol y el viento.

Martínez indicó que ante dichas consecuencias es necesario mantener la piel del rostro limpia mediante el uso de jabones con pH neutro y el cuerpo con jabones de bebé, y para la hidratación recomendó el uso de cremas nutritivas y de bloqueador solar.

A su vez, el dermatólogo sugirió cortar las uñas de forma redondeada para prevenir el desprendimiento, al tiempo que recomendó el uso de antisépticos y antimicrobianos tópicos para prevenir infecciones, además en las uñas de los pies explicó que un calzado cómodo y acolchado evita traumatismos ungueales.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40