Nacionales

Investigadores estudian espirulina como complemento alimenticio

Iniciaron pruebas de campo para la reproducción de la microalga espirulina, a fin de mejorar la alimentación de la población

Investigadores de la Universidad Iberoamericana Puebla y de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa, iniciaron pruebas de campo para la reproducción de la microalgaespirulina (Arthrospira maxima), a fin de mejorar la alimentación de la población.

Óscar García Gómez, experto del Departamento de Ciencias e Ingenierías de la Ibero Puebla, informó que hay avances en el proyecto “Investigación de microalgas para el desarrollo de complementos alimenticios, obtención de materia prima para la elaboración de biocombustibles”.

Los especialistas realizan las pruebas de campo en las instalaciones de la fundación La Esperanza del Mañana que tiene en la comunidad de San Antonio Rayón, municipio de Jonotla, de la Sierra Nororiental de Puebla, donde pusieron en marcha un par de biorreactores para la producción de dicha microalga.

La fundación La Esperanza del Mañana cuenta con instalaciones en San Antonio Rayón, Jonotla, por ser considerada una localidad de alta marginación; en la cual, la cobertura de drenaje es del 66 por ciento, de agua potable del 84, de luz eléctrica del 90 por ciento.

Asimismo, el grado de escolaridad es de 5.49 años y el 56.48 por ciento de los adultos habla alguna lengua indígena.

“Con estas pruebas se buscó determinar la capacidad de producción de los biorreactores, así como la calidad del producto terminado”, mencionó.

La espirulina ha sido catalogada por la ONU como el alimento del futuro, ya que ofrece proteínas más digeribles que las de la carne de vacuno, por lo que resulta eficaz en casos de anemia, desmineralización y agotamiento”, explicó.

García Gómez señaló que la microalga espirulina contiene una sorprendente variedad de elementos nutritivos: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, proteínas, ácidos nucleicos (ADN y ARN), clorofila, así como una amplia gama de fitoquímicos que contribuyen a recuperar la energía, la vitalidad, pero sobre todo a desintoxicar el organismo.

Destacó que aunado al bajo costo de producción de esta planta, más económico que la elaboración de proteína de origen animal, no requiere de grandes espacios, además de pocos insumos, los cuales se constituyen básicamente por sales minerales, agua, bióxido de carbono (CO2) y luz solar.

Entre otros objetivos que se persiguen con la implementación de este proyecto es establecer, en esta región del estado, un paquete tecnológico demostrativo productor de microalga, el cual permita a los líderes sociales de la región acercarse a las instalaciones de la fundación para recibir cursos de capacitación.

“A partir del interés que puede desarrollar este paquete tecnológico en los líderes, se puede llevar a cabo una transferencia tecnológica pertinente que sea adoptada por las personas que conforman las comunidades”, afirmó.

En este trabajo también participan los maestros Mónica Rodríguez Palacios y Cruz Lozano Ramírez, de la UAM-I; Rocío Ramírez Rodríguez del Instituto de Investigaciones Interdisciplinarias en Medio Ambiente (I3MA) "Xabier Gorostiaga, S.J.”.

Asimismo, el técnico químico Óscar Cortés Pichón, del Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT) de la Universidad Iberoamericana Puebla.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40