Nacionales

Consejos para mantener una visión saludable después de 60 años

Quienes rebasan los 85 años padecen: cataratas, glaucoma, degeneración macular, entre otras

Muchas personas creen que ir perdiendo la visión es inevitable o hasta normal cuando se llega a la tercera edad, sin embargo, con una atención oportuna es posible mantener una buena salud visual después de los 60 años, aseguró el Consejo de Optometría México.

El 76 por ciento de la población, entre los 65 y 74 años, conserva una visión normal, afirmó en un comunicado de la institución la optometrista del Instituto Politécnico Nacional (IPN), Nancy Espíndola Romero.

Sin embargo, añadió la especialista, quienes rebasan los 85 años padecen enfermedades como las cataratas, el glaucoma, la degeneración macular, entre otras afecciones.

Las enfermedades de la vista, en su mayoría, se pueden prevenir con la revisión de un especialista, por lo que es importante acudir con el doctor para que realice una evaluación de la función visual, indicó la especialista en Optometría, Concepción Rodríguez Salgado.

La especialista mencionó que los médicos realizarán una medición de la agudeza visual (claridad con que se ve un objeto y definición con que se aprecian los detalles), y el campo visual (espacio que percibe el ojo cuando se fija y mira hacia adelante).

Además, aplicará una prueba de la sensibilidad al contraste (capacidad para distinguir un objeto en el fondo sobre el que está), con todos estos elementos se podrá dar un diagnóstico y tratamiento adecuado, indicó la optometrista.

Añadió que los mismo sucede con la miopía (ver mal de lejos pero bien de cerca), la hipermetropía (ver mal de cerca pero bien de lejos) y el astigmatismo (además de ver mal de cerca o de lejos, se tiene visión doble o distorsionada a cualquier distancia).

“Estas tres afecciones se corrigen con el uso de lentes de armazón o de contacto. Aunque lo ideal es que se detecten desde el nacimiento o en la niñez, porque si se atienden desde ese momento y se logra una mejor respuesta ante el tratamiento”, indicó Rodríguez Salgado.

Para detectar cualquiera de estos problemas, lo mejor es consultar al optometrista una vez al año a partir de los 40 años y optar por hábitos saludables que permitan conservar la salud visual, como: comer verduras, frutas, pescados grasos y frutos secos.

Otros consejos para mantener una vista saludable es hacer ejercicio con lentes protectores en caso de que sea necesario, descansar mientras se trabaja frente al monitor y dormir lo suficiente.

Cabe señalar que al llegar a la tercera edad algunas personas ya no tienen mejoría en su vista aunque usen lentes, a esto se le conoce como visión baja, pero aún en dichos casos la consulta con el especialista puede hacer la diferencia.

Espíndola Romero manifestó que la idea es que tanto el paciente como sus familiares y cuidadores sean guiados por el especialista en debilidad visual de manera cálida, asertiva y veraz. “La finalidad es preservar al máximo la independencia y calidad de vida”, apuntó.

En la actualidad existen varias formas de ayuda para los pacientes de edad avanzada que se ajustan con sus necesidades, por ejemplo están las lupas de mano, lupas pisapapeles con luz, lentes microscópicos y aplicaciones parlantes para computadoras y tabletas.

Por medio de estas herramientas, la rehabilitación visual hace posible que las personas mayores con visión baja recuperen confianza para que sigan valiéndose por ellas mismas e interactúen con sus seres queridos lo que evita la depresión, la ansiedad y el letargo.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40