Nacionales

Los charales, pescaditos que se degustan con mucho estilo en Chapala

Dorado con sal, chile y empanizado para botana, así como en tacos con tortilla recién hecha, tortitas de charal (tipo camarón), con mole y nopales

Dorado con sal, chile y empanizado para botana, así como en tacos con tortilla recién hecha, tortitas de charal (tipo camarón), con mole y nopales, son entre muchas otras formas como se pueden degustar los charales, pescaditos de unos ocho centímetros, típicos del Lago de Chapala.

El Lago de Chapala, embalse jalisciense considerado el más grande de México, produce una especie de pez denominado charal, que en su edad adulta mide poco más de ocho centímetros y que tras su captura se convierte en un platillo llamativo y muy nutritivo principalmente en calcio.

Las amas de casa de la zona de la ribera de Chapala también suelen preparar el charal en tamales y hasta en omelette, mientras que los restaurantes ubicados a orillas del lago y los comercios que atienden a los visitantes regularmente los ofrecen como botana.

En entrevista con Notimex, el propietario de Productos del Lago, Abel Mendoza, precisó que una vez que los pescadores les entregan los charales se dan a la tarea de lavarlos y seleccionarlos, debido a que pueden venir con ellos otras especies como mojarra criolla que no les sirve.

Añadió que los charales se preparan dorados con chile, con sal, empanizado con chile y empanizado, además en la empresa familiar a su cargo elaboran también el chicharrón de pescado de tilapia y cocinan hueva de pescado o “caviar del lago”.

“El dorado empanizado es el más vendido y una vez que está seleccionado y debidamente lavado se coloca en una mesa para ser empanizado con harina de trigo y un poco de sal, se lleva a las freídoras donde se dora por 25 minutos, se saca y se instala en un centrifugador para quitarle un gran porcentaje del aceite”, explicó.

Añadió que una vez preparado se ponen los charales en cajas para su distribución. “En el caso de nosotros los enviamos a Monterrey, a Saltillo, a Chihuahua y al Distrito Federal”, comentó Abel Mendoza, quien agregó que muchos pedidos los hacen en el mismo negocio.

Subrayó que el charal es una importante fuente de proteína pero lo “más maravilloso es el calcio que provee a las personas, incluso los especialistas aseguran que tiene más calcio que la leche, las tortillas y cualquier otro tipo de alimento”, aseguró.

Mencionó que muchos clientes llegan a comprarles charales por indicaciones médicas, ya que “está comprobado que con sólo 10 o 15 charalitos diarios una persona puede solucionar sus problemas de salud a causa de la falta de calcio y como es calcio natural no provoca piedras en el riñón como las pastillas”, dijo.

Dio a conocer que de diciembre a julio son los meses más importantes para la producción del charal, pero en realidad todo el año se captura esta especie de pez pequeño que es delgado, comprimido, cubierto de escamas y con una banda plateada en los flancos.

Jalisco, con una producción el año pasado de 975 mil 524 kilogramos de charales, es la entidad que lleva la delantera en esta especie, entre los estados de Campeche, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, México, Michoacán y Tlaxcala que también son productores, ya sea en embalses naturales o en granjas.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40