Nacionales

Compartir

Nutriólogos instan a prevenir acantosis en menores

Niños con problemas de sobrepeso, obesidad y mala higiene personal podrían padecer acantosis

Niños con problemas de sobrepeso, obesidad y mala higiene personal podrían padecer acantosis, que es el oscurecimiento de algunas partes del cuerpo.

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) delegación Guerrero explicaron que este problema del oscurecimiento de cuellos, codos, axilas e ingle, áreas donde se detecta la acantosis, se aprecia en niños de edades escolares.

María del Rosario Arcos Alarcón, nutrióloga del IMSS Guerrero, dijo que este problema se genera por el abuso del consumo de azúcares simples como caramelos, refrescos, jugos naturales y procesados, principalmente en niños en edades entre cuatro y 13 años, aunque también sucede en adultos con obesidad.

La coordinación de Información y Análisis Estratégico informó en un comunicado que actualmente el instituto tiene un registro de 81 mil 64 niños de cero a nueve años de edad con sobrepeso u obesidad, y 75 mil 872 mil adolescentes (10 a 17 años) en iguales condiciones.

Explicó que de inicio no es sencillo detectar a los niños que padecen de acantosis y dislipidemia, que es la alteración del nivel de lípidos en la sangre, por lo que es necesario que si los infantes tienen antecedentes familiares de obesidad, sobrepeso o diabetes, y además presenten vientre abultado, acudan con su médico familiar.

Este solicitará análisis clínicos para detectar si hay niveles elevados de triglicéridos o colesterol.

Asimismo, los especialistas solicitan información sobre la incidencia de consumo de los productos que provocan mayor daño al organismo como bebidas azucaradas y alimentos grasosos.

Arcos Alarcón dijo que los niños obesos son, en su mayoría, hijos de padres obesos, y recomendó hacer un cambio en su dieta incluyendo en ella las verduras, vegetales y frutas en su estado natural; eliminar aquellos que hayan pasado por un proceso industrial para su conservación.

Los niños con mayores riesgos de ser diabéticos pueden reducir el impacto en su organismo con ejercicios, lo que además les provee de fuerza de voluntad para resistir ante la tentación de los alimentos chatarra.

Comentó que los niños que han sido atendidos con esta característica, en un periodo aproximado de seis meses, recuperan la pigmentación original de su piel, pero aclaró que las estrategias preventivas de salud deben ser un hábito de vida.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40