Nacionales

Judea en Vivo, más de dos siglos de anécdotas y devoción

El cronista municipal, Bernardo Carlos Casas, habló sobre algunas anécdotas registradas en la Judea en Vivo, representación tradicional de Semana Santa en Jalisco

El cronista municipal, Bernardo Carlos Casas, habló sobre algunas anécdotas registradas en la Judea en Vivo, representación tradicional de Semana Santa en Jalisco, como “la cuereada”, en la que los participantes se dan unos con otros con un chicote, cuerda o látigo en la plaza.

En entrevista compartió algunas historias sucedidas durante esta tradicional escenificación en San Martín de las Flores, la cual ostenta más de dos siglos de llevarse a cabo en este municipio y que tomó gran importancia entre los habitantes desde finales del siglo XX.

Detalló que antes usaban pantalón de mezclilla con un trapo rojo o blanco amarrado en el cuello o en la cabeza, según a quien representaban, por lo que una de las modificaciones fue la vestimenta, “de esa manera se agregan las primeras faldas romanas para quienes hacían el papel de soldados”.

Dijo que no agradó mucho esta idea a quienes representaban a los soldados romanos, “porque para ellos que andaban de mezclilla y zapatos o tenis, vestirse con sandalias y una falda plisada era penoso, sobre todo debido a que acababa de pasar la gran época de la minifalda en las mujeres”.

“Se trataba de faldas cortas que eran rechazadas por ellos, debido a esto los actores de la Judea de aquel tiempo usaron las que les llegaban por debajo de las rodillas, lo que ocasionó risas y bromas entre los asistentes”, anotó.

Sin embargo, el historiador señaló que ha habido gente que tomó muy en serio la representación. Citó por ejemplo el momento en el que Jesús pasaba por donde había señoras, ellas sin importar las piedras ni los fuertes rayos del sol, tomaron la ropa del actor, lloraron y le pidieron perdón por sus pecados.

Resaltó que otra tradición en el marco de la Judea es “la cuereada” del Sábado Santo en San Martín de las Flores, “es como representación de los soldados romanos a quienes se les escapó Jesús de su sepultura, por lo que lavan de esa manera su culpa por la fuga”.

“El sábado quienes desean participar toman un chicote, una cuerda o un látigo y se dan unos con otros en la plaza, en una ocasión se encontraron dos que se traían coraje y se dieron con singular alegría”, subrayó.

En el marco de la Judea, continuó, una tradición es que quienes por descuido u olvido dejan alguna pertenencia Afuera de su casa, ésta le es tomada de manera temporal y llevada a la delegación municipal, y hasta el término la celebración, el sábado después de “la cuereada”, los dueños deben acudir por ellas.

El cronista describió que hay casas que regularmente tienen entradas por los corrales, “es una zona muy antigua que todavía no tiene casas modernas, y se pueden meter por detrás y tomar cosas olvidadas a la delegación de San Martín”.

Relató que en la delegación amanece todo lo que tomaron y el Sábado Santo se devuelve a sus respectivos dueños, “luego de que cada quien va a la delegación y reconoce su tina, hacha, pala, etcétera, cosas muy sencillas, y se las llevan al pagar una pequeña multa, ese es el chiste o la broma pesada que se hace”.

Otra anécdota más, recordó, fue sobre un señor que tenía el sueño bastante pesado, “se cuenta que varias personas fueron a decirle a la esposa que su hija necesitaba de su atención, y cuando la señora salió de la casa sacaron con mucho cuidado al dormilón con todo y cama y lo llevaron a la delegación de San Martín”.

“Cómo acostumbraba despertar tarde, cuando por fin abrió los ojos se encontró que estaba alrededor de mucha gente en la delegación y se acordó que era venganza de un compadre por lo que había hecho contra él en otra ocasión, con la vergüenza de verse en esa situación porque la gente se reía al verlo”, relató.

La Judea en Vivo de San Martín de las Flores surgió por la necesidad de los españoles por evangelizar, escenificación que se lleva a cabo en Semana Santa desde hace más de 200 años en esta delegación de Tlaquepaque, en el cerro de la Flores, también llamado Cerro de la Cruz.

Bernardo Carlos Casas añadió que los pobladores de esta localidad “se acordaron de sus viejos tiempos y empezaron a tener una representación de la Judea, la cual era muy tosca en un principio, porque no tenían los elementos para hacerlo bien”.

Mencionó que el libro en el que se basaban para los diálogos que decían durante esta representación, “no se entendía, empleaban palabras muy extrañas y raras, por lo que a finales del siglo XX esto se modificó”.

Incluso no se llamaba la Judea en Vivo, manifestó, ya que “esto nace a finales del siglo XX, porque en un principio se le conocía como ‘Los fariseos y la gente de esa época no entendía muy bien de que se trataba, era muy difícil de comprender y asimilar”.

Explicó que un grupo de jóvenes actores, casi todos profesionales, comenzó a realizar esta representación de una manera distinta en relación con años pasados, como lo hacía en ese entonces el grupo de Lucio Velázquez, quien se apegaba a ese libreto antiguo.

Puntualizó que en la actualidad todos los actores se visten con más propiedad y que esos cambios en la vestimenta se ven desde el año de 1985.

Destacó que el número de participantes en esta Judea se ha incrementado con el paso de los años, “ya que además de los papeles principales se han agregado otros más como Judas, así como a los que se le llama pueblo, quienes participan con gritos y acciones, y también van vestidos de una manera adecuada”.

Subrayó que la cantidad de asistentes ha aumentado con el tiempo, ya que en un principio sólo acudían los mismos habitantes de Tlaquepaque, pero en la actualidad llegan de otros municipios e incluso visitantes de otros estados que pasan Semana Santa y Pascua en esta entidad.

“Ahora ya todo está más planeado y organizado, incluso los actores llevan micrófonos para que los asistentes escuchen todos los diálogos durante la representación”, puntualizó.

Por otra parte, el comisario de la Policía Preventiva Municipal de Tlaquepaque, Camilo González Lara, indicó que se implementará un operativo para resguardar la seguridad de los asistentes a la edición CCXXII de la Judea de San Martín de las Flores, el cual concluye el Sábado de Gloria.

Precisó que participarán 200 elementos integrantes del grupo Detección, Análisis, Respuesta y Evaluación (DARE), de reacción inmediata y los adscritos a ese sector, quienes estarán distribuidos en tres grandes anillos de seguridad, además de 28 vehículos entre patrullas y motocicletas.

Expresó que estarán apoyados por personal de Servicios Médicos Municipales, quienes ponen a disposición dos médicos, nueve paramédicos y 40 voluntarios, así como tres ambulancias y una motocicleta.

A su vez, el coordinador general de Protección Civil y Bomberos de Tlaquepaque, Ignacio Aguilar Jiménez, dijo que se destinarán 70 oficiales para los cuatro días que dura la representación, quienes contarán con el apoyo de 10 unidades que se distribuirán estratégicamente en la plaza y salidas de emergencia.

Detalló que inspeccionarán establecimientos comerciales ambulantes, harán recorridos de prevención en la Plaza Pública de San Martín, el Cerro de la Cruz y vialidades aledañas, así como trabajarán en coordinación con el DIF Municipal para prevenir el extravío de menores de edad y adultos mayores.

Por su parte, el presidente del Patronato Ciudadano de la Judea, Aldo Fierros Benítez, explicó que esta es una de las festividades más antigua a escala nacional y se lleva a cabo de manera conjunta con la Coordinación de Cultura de Tlaquepaque.

Afirmó que por segundo año consecutivo el papel de María será interpretado por Mayra Casilla Arellano y el de Jesús por Miguel Alejo Guareño, quienes junto con otros 148 actores más representarán la Vida y Pasión de Jesucristo.

Resaltó que a lo largo de más de un kilómetro y medio que recorrerá el intérprete de Jesús hacia su crucifixión, y cargará la cruz que pesa cerca de 100 kilogramos.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40