Nacionales

Casos de cirrosis hepática aumenta entre mexicanas

La cirrosis hepática se convirtió en la sexta causa de muerte en mujeres mexicanas

La cirrosis hepática se convirtió en la sexta causa de muerte en mujeres mexicanas debido a que un gran porcentaje de los casos se diagnostica tarde el virus de la Hepatitis C (VHV), reveló la Asociación Mexicana de Hepatología.

La presidenta de la Asociación, Teresa Rizo Robles, explicó que la segunda causa de cirrosis de origen no alcohólico en México puede ser por VHC, el cual tiene diversos factores de riesgo de contagio.

Entre estos peligros están los procedimientos ginecológicos (abortos, cesáreas o complicaciones graves del embarazo), los cuales pueden llegar a presentar hemorragias que requieran trasfusiones de sangre.

Por ello, las mujeres que se sometieron a un tratamiento de este tipo antes de 1994 corren el riesgo de ser portadoras del virus, ya que antes de esta fecha la sangre no se consideraba segura en su totalidad, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública.

Además, la especialista mencionó que en la actualidad las mujeres se exponen con mayor frecuencia a objetos que pueden estar contaminados con VHC.

“Por ejemplo, al realizarse manicure, pedicure, tatuajes y acupuntura, es importante asegurarse que los instrumentos que utilizan están debidamente esterilizados para evitar contagios por esta vía o, en su caso, acudir con su propio kit de aseo de las uñas”, indicó.

La especialista explicó que cuando una mujer se contagia del VHC es difícil que se percate, ya que la infección aguda y crónica rara vez presenta síntomas, por lo que pueden pasar años sin conocer su padecimiento.

Es hasta que llega a etapas avanzadas como la cirrosis hepática, la cual es una complicación tardía de la hepatitis C, por lo que puede demorar de 20 a 30 años sin presentar alguna manifestación, comentó Rizo Robles.

La presidenta de la Asociación pidió a las mujeres a realizarse la prueban del VHC para detectar y atender de manera oportuna este padecimiento en caso de sospecha, ya que si se da a tiempo un tratamiento, las posibilidades de evitar complicaciones graves como cirrosis o cáncer hepático disminuyen.

En México ya se cuenta con el tratamiento oral de triple acción, libre de interferón, que cura la hepatitis C hasta en 12 o 24 semanas según el tipo y tiene una tasa de curación de hasta 98 por ciento, reveló Rizo Robles.

“Este virus afecta a cerca de un millón 600 mil personas en México, si bien la cirrosis no es curable o reversible, podemos eliminar la causa a tiempo”, aseguró la especialista.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40