Nacionales

Higiene bucal disminuye riesgo de una crisis asmática

Las crisis asmáticas suelen incrementarse durante la temporada de transición de invierno a primavera

Una buena limpieza bucal, sumada a un tratamiento médico, reduce hasta en 95 por ciento el riesgo a desarrollar crisis asmáticas, afirmó el experto del IMSS en Jalisco, José Fernando García González.

El especialista adscrito a la Unidad de Medicina Familiar No. 27 de Villa Corona, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, advirtió que las crisis asmáticas suelen incrementarse durante la temporada de transición de invierno a primavera.

Explicó que los microorganismos propios del cuerpo, específicamente de la boca, y los externos ambientales, podrían conjugarse en contra de la salud del paciente asmático.

Subrayó que la proliferación de bacterias que desencadena una pobre o nula higiene de la cavidad oral, es especialmente riesgosa en personas que padecen asma ya que se trata de una enfermedad multifactorial, en la que el sistema inmunológico -las defensas del organismo- está alterado.

García González aseveró que en el caso de la estomatología, a cada paciente se le diagnostica a partir del estado de sus piezas dentales ya sea que estén cariadas u obturadas e inclusive las que estén perdidas de acuerdo a lo cual se comienza un procedimiento tendiente a que la “química” bucal se mantenga en estándares normales.

Además, “si sabemos que el asma es desencadenada por diversas causas y queremos proteger nuestra salud para evitar una crisis, es fundamental que no descuidemos ningún aspecto, entre los cuales están la visita a médicos dedicados a la Otorrinolaringología, la Neumología y la Estomatología”, dijo.

En este sentido, lamentó que haya deserción en el área de Alergología, porque a los pacientes suele resultarles largo y cansado el procedimiento que se sigue, pero García González afirmó que la efectividad es muy alta y “vale la pena continuar hasta que esté completo dicho esquema”.

Indicó que el seguimiento al tratamiento que prescriba el inmunoalergólogo, junto a una visita periódica al estomatólogo, por lo menos dos veces al año, el lavado de dientes después de tomar alimentos, así como el uso de hilo dental y enjuagues bucales, aminorarán sustancialmente las molestas e incluso riesgosas crisis asmáticas.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40