Nacionales

Compartir

UNAM ha apoyado 146 proyectos empresariales en seis años

Alta Tecnología en Filtración de Aire (Atfil) incluso ha inaugurado nuevas instalaciones por su expansión

En seis años, la Coordinación de Innovación y Desarrollo (CID) de la UNAM ha apoyado 146 proyectos empresariales, uno de ellos Alta Tecnología en Filtración de Aire (Atfil) fabricante de filtros para aire acondicionado, que debido a su expansión inauguró nuevas instalaciones.

En el acto, al que asistió Juan Manuel Romero Ortega, titular de la CID, Gloria Soberón Chávez, directora general de Vinculación de la propia Coordinación, comentó que se trata de un caso de éxito importante, y “eso tiene un efecto sinérgico en todo el sistema Innova UNAM”.

En diciembre pasado, recordó, reunieron a todas las empresas que se han incubado y por primera vez se entregó el premio a la mejor de Innova UNAM 2015, precisamente a Atfil, que ha tenido un crecimiento impresionante.

Andrea Paola Dorado Díaz, coordinadora de la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica de la CID, comentó que Atfil fue uno de los primeros clientes de la incubadora de la Facultad de Ingeniería, en 2010.

El proyecto se presentó a un comité de evaluación y fue aprobado porque desde el inicio se mostró el potencial de mercado. Hasta entonces los filtros de alta eficiencia que se ocupan, por ejemplo en hospitales, se importaban en su mayoría de Estados Unidos, refirió.

Además de trabajar en el proyecto, dijo, se brindó asesoría en mercadotecnia, finanzas, producción, aspectos legales y contables, luego se buscó financiamiento.

Se tocaron las puertas de la Secretaría de Economía y de inversionistas privados, se obtuvo un préstamo, el apoyo de Edgar como inversionista y actual socio, y se reunieron los ahorros de la familia Altamirano para construir la maquinaria y comenzar operaciones.

El posicionamiento estratégico de la empresa Atfil se basa en la innovación y desarrollo tecnológico de nuevos sistemas, productos y procesos enfocados a promover la calidad del aire, cuenta con cuatro áreas de producción, fabrica 50 productos distintos y genera 45 empleos directos.

Al principio fue difícil, recordó José Antonio Altamirano Toledo, egresado de la Facultad de Ingeniería y fundador de Atfil. Emprender requiere 100 por ciento de compromiso y la seguridad de obtener logros, “porque muchos emprendedores se desaniman y comienzan a buscar trabajo u otras salidas, y entonces los proyectos merman”.

Relató cómo a través de la propia Facultad tuvo contacto con el equipo de la CID de la Universidad y de qué manera se desarrolló el proyecto y se buscó financiamiento para concretar sus ideas.

Esta empresa, donde hoy participan sus familiares, comenzó operaciones en 2012, en una casa de 350 metros cuadrados, donde se fabricaban filtros absolutos; no obstante, el mercado los ha llevado a hacer diversos tipos.

Edgar Acosta Trejo, inversionista y socio, egresado de la misma entidad, señaló que hace una década no había tanto apoyo como hoy para los emprendedores, ni existían incubadoras.

Para nosotros, dijo, es una gran responsabilidad llevar productos de calidad en nombre de la Universidad. Aún hay muchas ideas que se pueden desarrollar en pro no sólo de nuestra casa de estudios, sino del país.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40