Nacionales

Compartir

Sugieren ingerir agua natural para preservar la salud

La clave para preservar la salud es el consumo de agua natural

La coordinadora delegacional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Rosa Iselda Yáñez Neri, señaló que la clave para preservar la salud es el consumo de agua natural.

Indicó que además del “Plato del buen comer”, donde se mezclan lo mismo proteínas de origen animal o vegetal que frutas y verduras en cada comida, existe una “Jarra del buen beber”, misma que recomienda tipos y cantidades de líquidos a consumir de acuerdo a su valor nutrimental.

Antes de ingerir cualquier bebida “debemos preguntarnos si es lo mejor para nosotros, si sus componentes nos benefician o no, esto definitivamente nos ayudaría a preservar e incluso mejorar nuestra salud”, aseguró Yáñez Neri.

Explicó que la “Jarra del buen beber” se divide en seis niveles. La base es el agua natural: se recomienda beber entre seis y ocho vasos diarios.

“Si la persona desea ingerir otro tipo de bebidas deberá hacerlo de manera mesurada, tomando en cuenta la cantidad de azúcares que contiene, porque dicho ingrediente, consumido en exceso, causa de enfermedades metabólicas graves como la diabetes mellitus”, dijo.

Añadió que el segundo nivel lo ocupan la leche semi y descremada y las bebidas de soya, de las cuales se recomienda ingerir hasta dos vasos al día.

En el tercer nivel están “el café o el té, siempre y cuando no tengan azúcar y pueden consumirse hasta cuatro tazas cada 24 horas. En el cuarto sitio están las bebidas comerciales con endulzantes artificiales, que no deben exceder los dos vasos”.

En el quinto nivel están “los jugos de fruta natural, la leche entera, las bebidas alcohólicas y deportivas, que por su alto contenido en azúcares naturales o artificiales no deben ser consumidas en cantidades mayores a medio vaso.

“Un vaso normal de jugo de naranja, por ejemplo, equivale a cuatro porciones, cuando lo recomendable es una”, detalló Yáñez Neri.

En el caso de las bebidas alcohólicas y energizantes ya contienen de por sí una alta cantidad de carbohidratos, sumados muchas veces al de jugos o refrescos añadidos en coctelería, por lo que es mejor evitarlas todo cuanto sea posible.

Expuso que el sexto nivel lo ocupan los refrescos y las aguas de sabor, de los cuales se recomienda no beber ningún vaso, por ser altamente perjudiciales.

“De repente llegan los pacientes y nos dicen que ellos toman mucho café, refresco, malteadas, pero deben darse cuenta de que esto es nocivo para su salud. Los principios de la ‘Jarra del buen beber deben ser practicados en casa, con la familia, es una parte esencial de la promoción de la salud”, afirmó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40