Nacionales

Compartir

Investigadores exponen beneficios de antiparasitarios naturales

La búsqueda y desarrollo de medicamentos antiparasitarios basados en la etnobotánica, ha permitido combatir algunas enfermedades parasitarias como la giardiasis o la malaria.

Investigadores del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) describieron los beneficios de sustancias activas del ajo y “ajenjo dulce” para combatir diferentes parásitos en un simposio sobre la materia.

En un comunicado, indicaron que la búsqueda y desarrollo de medicamentos antiparasitarios basados en la etnobotánica, a partir de plantas o bacterias, así como de procesos de síntesis química, ha permitido a los investigadores obtener nuevas moléculas que tienen una importante actividad terapéutica para combatir algunas enfermedades parasitarias como la giardiasis o la malaria.

Sin embargo, el uso y el abuso de las propiedades de algunos de estos productos naturales sobre diversos parásitos pueden, eventualmente, constituirse como contaminantes con efectos negativos en los ecosistemas humanos y generar resistencia.

Estas son premisas que forman parte de las conclusiones del Simposio “La evolución de los antiparasitarios”, organizado por el Cinvestav y la Sociedad Mexicana de Parasitología.

Por ejemplo, el miembro del Departamento de Genética y Bilogía Molecular, Raúl Argüello García, presentó evidencias experimentales que documentan el efecto antiparasitario de extractos del ajo y sus derivados de tipo tiolil en contra del patógeno Giardia duodenalis, que provoca diarrea y en los niños limita la absorción de nutrientes en el intestino.

En su ponencia titulada “Análisis in vitro e in vivo del efecto de derivados tipo tiolil del ajo (allium sativum) sobre el parásito Giardia duodenalis”, Argüello García identificó a la alicina como el compuesto mayoritario que es responsable del efecto citocida del ajo.

En los experimentos se observó un mecanismo de acción citolítico asociado a un proceso de muerte celular tipo necrótico, el cual es distinto del tipo apoptótico (muerte celular programada) que se ha observado con los fármacos empleados comúnmente en el tratamiento de la citada enfermedad.

Una particularidad del ajo es su alto contenido de compuestos organosulfurados (que contienen azufre) y una sustancia llamada alina que interactuar con la enzima alinasa se combinan, para dar forma a la alicina cuyos efectos citocidas presentan beneficios terapéuticos contra giardia.

“De esta manera se abren nuevas alternativas de tratamiento para la giardiasis, enfermedad altamente prevalente en niños”, explicó Argüello García.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40