Nacionales

Compartir

Científicos buscan usar cáscara de papaya para prevenir enfermedades

La intención es agregarla a suplementos alimenticios que permitan prevenir enfermedades crónicas degenerativas como el cáncer

El Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), unidad Oaxaca, desarrolla un proyecto para extraer y preservar los compuestos nutricionales, funcionales y nutracéuticos de la cáscara de lapapaya.

El objetivo es ofrecer alternativas para el uso de los residuos en el campo o la cáscara del fruto que se desecha, indicó la doctora Lilia Leticia Méndez Lagunas, en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

El principal enfoque del estudio es extraer los compuestos nutracéuticos presentes en la cáscara, con la intención de conservarlos y agregarlos a suplementos alimenticios que permitan prevenir enfermedades crónicas degenerativas.

La especialista mencionó que la investigación en el laboratorio identificó actividad antioxidante en la cáscara de la fruta, por lo que se prevé la presencia de fenoles, como es el caso de carotenoides y betacarotenos.

“Existen algunas moléculas en nuestro cuerpo que reaccionan al contacto con el oxígeno provocando enfermedades como el cáncer. Cuando consumimos altos niveles de antioxidantes evitamos que estos radicales entren en reacción”, aseguró Méndez Lagunas.

La doctora señaló que el propósito que persigue la línea de investigación es desarrollar productos con actividad antioxidante abundante, es decir, que una cápsula de suplemento contenga el mismo efecto que consumir dos kilogramos de papaya.

Además, agregó, los compuestos extraídos pueden añadirse a otros alimentos, como es el caso de la leche o la gelatina.

El estudio también busca alternativas de conservación a las convencionales, que se basan en tratamientos químicos agresivos que comprometen la calidad final del producto y, en algunos casos, disminuye la actividad de los compuestos nutracéuticos y funcionales.

“Estamos trabajando con mucílagos naturales para cubrir la actividad del producto, aunque este estudio puede llevar un largo tiempo para corroborar que no se pierden las funciones a la exposición con el ambiente o en cierto periodo”, enfatizó.

La investigadora puntualizó que además de trabajar en la identificación y extracción de compuestos funcionales de la papaya, se trabaja de forma paralela con el chícharo y la pitahaya para crear productos con un mayor valor nutricional.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40