Nacionales

Compartir

Académicos de BUAP crean sistema híbrido para recolectar energía

Los expertos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) destacan que los tres sistemas conectados al mismo tiempo pueden generar alrededor de 250 mW

Académicos de la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la BUAP investigan la forma de fabricar cosechadores de energías híbridas, integradas en un solo prototipo.

Indicaron que desarrollar fuentes de energía alterna para reducir el uso de las baterías eléctricas, o bien aumentar el ciclo de vida de éstas, es el objetivo de dicho trabajo.

Los expertos de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) destacan que los tres sistemas conectados al mismo tiempo pueden generar una potencia de alrededor de 250 mW.

Ejemplificaron que esa energía es suficiente para alimentar por un tiempo determinado un reloj de mano, un marcapasos, un dispositivo de ayuda auditiva y hasta un reproductor de mp3.

Roberto Carlos Ambrosio Lázaro, integrante del cuerpo académico de Sistemas de Potencia para Tracción, Calidad y Generación de Energía, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica señaló que el cosechamiento de energía es una alternativa para alimentar dispositivos electrónicos de bajo consumo de potencia, que no requieran de más de un watt, como una fuente de carga opcional.

Los científicos desarrollaron tres sistemas conectados entre sí como fueron un modelo de celdas fotovoltaicas, una antena de radiofrecuencia para la captura de las señales de telefonía en el ambiente y un transductor de vibraciones mecánicas a voltaje.

Explicó que en relación con las celdas fotovoltaicas, estas tienen la característica de ser delgadas y flexibles, además de que pueden acoplarse a cualquier superficie que se requiera y son capaces de almacenar hasta 200 miliwatts (mW).

“Diseñamos un circuito electrónico de seguimiento del máximo punto de potencia de la radiación del medio ambiente, cuyo fin es que la celda tenga una mejor eficiencia y pueda capturar la misma cantidad de energía a lo largo del día”, acotó.

Roberto Carlos Ambrosio mencionó, que crearon unos algoritmos de seguimiento para que la energía obtenida sea almacenada en una batería, que pueda ser utilizada para cargar cualquier aparato.

Añadió que en relación con la antena de radiofrecuencia, su función es capturar las señales que son emitidas por los teléfonos celulares en el medio ambiente, en donde con la ayuda de un circuito de acoplamiento va almacenar su voltaje y convertirlo en energía eléctrica.

El experto de la BUAP detalló, que una vez que la antena capta las señales las amplifica para aprovechar al máximo la energía y evitar que se desperdicie, de modo que sería posible recolectar la potencia para la banda de RF de 2.45 gigahertz.

Resaltó que a pesar que la captura de energía es mínima en un principio, el circuito de acoplamiento permite que ésta se vaya almacenando poco a poco, como si fuera un gotero, de tal forma que en un determinado tiempo se obtendría la potencia suficiente para cargar algún dispositivo electrónico.

El también doctor en Ciencias de la Electrónica por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE) destacó, que en el caso del transductor de vibraciones mecánicas, es una estructura conocida como “de tipo puente”, con dimensiones pequeñas de tres centímetros de largo, tres milímetros de ancho y un espesor de medio milímetro.

“Al aplicarle un peso a la estructura ésta se deformará y debido a que es un material piezoeléctrico sus dípolos se acomodarán para generar voltaje, es un material capaz de convertir la tensión mecánica en electricidad”, aseveró.

Ambrosio Lázaro subrayó, que el siguiente paso es aumentar la potencia de almacenamiento a un watt, de modo que el prototipo pueda ser utilizado para alimentar un teléfono celular de última generación.

La BUAP enfatizó, que una vez que integren las tres tecnologías en un solo aparato, el investigador y su equipo de colaboradores, van a tramitar la solicitud de registro de patente ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

En el proyecto colaboran los doctores Víctor González Díaz y José Fermi Guerrero Castellanos, del cuerpo académico de Sistemas de Potencia para Tracción, Calidad y Generación de Energía, y Richard Torrealba Meléndez, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica, así como estudiantes de licenciatura.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40