Nacionales

Compartir

Organizaciones piden detener violencia hacia comunidad Lésbico-gay

Se exigió investigación y justicia sobre el asesinato de la joven Jessica Patricia González Tovar, que ocurrió el pasado 25 de junio en Moclova, Coahuila.

El Movimiento por la Igualdad en México (MOViiMX) condenó la reciente ola de violencia y crímenes contra la población lésbico-gay, debido a la campaña de odio e intolerancia emprendida por la Iglesia Católica, sectores conservadores y sus aliados en oposición al matrimonio igualitario. En un comunicado, la organización exigió investigación y justicia sobre el asesinato de la joven Jessica Patricia González Tovar, que ocurrió el pasado 25 de junio en Moclova, Coahuila.

Detalló que este hecho ha sido identificado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) como un crimen de odio, el cual representa la máxima expresión de discriminación.

Expuso que dicha ola de violencia tuvo otra expresión la semana pasada, cuando grupos radicales tomaron por asalto el Congreso del estado de Morelos, para impedir que los diputados locales realizaran una sesión ordinaria, a fin de abordar el tema del matrimonio igualitario.

Además, las organizaciones de la sociedad civil, activistas de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti e Intersexual (LGBTTTI), defensores de Derechos Humanos y ciudadanía en general, agrupados en MOViiMX, llamaron a las autoridades correspondientes esclarecer los crímenes ocurridos en Aguascalientes y Tabasco.

En la primera entidad, Luis Fernando Ferra Aguilar, de 25 años, murió atropellado la tarde del sábado 25 de junio en los momentos en que se integraba a la Marcha por el Orgullo LGBTTTI.

Mientras que en Tabasco, con visibles muestras de tortura, amarrado de pies y manos, y con un balazo en la nuca, vecinos de la ranchería Chilapilla, Centla, descubrieron la noche del sábado 2 de julio el cadáver de un joven travesti.

Para Alejandro Orué, integrante de la organización It Gets Better México, la retórica y lenguaje de odio que líderes religiosos han emprendido en su intento de ir en contra de los derechos humanos de las personas LGBTTTI, acusándolos de antinaturales y enfermos, han provocado una ola de violencia sin precedente.

“Estamos frente a un recordatorio de los alcances de este discurso de odio de la ultraderecha, mismo de lo que se deslindan bajo el falso argumento de velar por los derechos de un modelo de familia anticuado y lejos de la realidad de la sociedad mexicana”, expuso.

A su vez, Isidro Añorve, miembro de Equidad y Participación, aseguró que “la violencia ejercida hacia la comunidad LGBTTTI es silenciosa e invisible porque está arraigada dentro de nuestra cultura machista y misógina, reforzada por los discursos de odio”.

Finalmente, la Red de Madres Lesbianas en México declaró que “ninguna creencia religiosa o ideológica debe estar por encima de la vida de un ser humano y sus derechos universales, necesitan entender que una característica importante de los discursos de odio es que deshumanizan y nos ponen como blanco de ataques cuando nos pintan como una amenaza a la familia”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40