Cultura

Compartir

Piezas de cerámica mayólica guanajuatense se exponen en el Vaticano

En Dolores Hidalgo se encuentra un taller de cerámica mayólica donde se elaboraron 14 piezas artesanales que se exponen en el Vaticano

Enclavado en la Sierra de Santa Rosa, la misma que cita José Alfredo Jiménez en “Camino de Guanajuato”, ‘ahí nomas tras lomita se ve Dolores Hidalgo, se encuentra un taller de cerámica mayólica de la familia Aguilera, donde se elaboraron 14 piezas artesanales que se exponen en el Vaticano.

El pasado 30 de junio, el estado presentó la muestra artesanal y de video "Manos del mundo del Vaticano, de la tradición a la creación", que incluye 70 piezas de latón, cerámica, textiles y cestería fabricadas en territorio guanajuatense.

Se estima que la exposición sea apreciada por 3.5 millones de turistas de más de 100 países que visitan el lugar durante el verano.

Las artesanías de cerámica, que son únicas e irrepetibles, fueron elaboradas en Mayólica Santa Rosa.

La mayólica es el nombre que se le da a un tipo de decoración cerámica sobre una pieza de barro, con un esmalte que posteriormente se decora con diversos motivos y que es expuesta a dos procesos de calentamiento en horno a mil 050 grados.

En una charla con Notimex, el propietario del taller Jaime Aguilera Salazar señaló que hubo mucho amor en cada pieza que los artesanos trabajaron en este lugar.

“Es un orgullo saber que somos de los talleres más importantes de Guanajuato y de México en cuestión de finura en todas sus obras, estamos felices porque escogieron a los mejores artesanos en diversas modalidades y nosotros representamos a la cerámica”, expresó.

Comentó que elaboraron dos murales en 117 azulejos de 10 por 10 centímetros, uno de la Divina Providencia y el otro es retablo de la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Añadió que el primero, además de llevar a los tres elementos principales: el Padre, Hijo y Espíritu Santo, tiene una corte celestial representada por ángeles.

“Los dibujos son a mano, está trazado primero a lápiz, posteriormente viene su pintura, se ve la textura del esmalte blanco, se van rellenando las caritas de los ángeles, las nubes, hasta que dé el toque final, todo es muy preciso”, explicó.

Otras piezas muestran a la Sagrada Familia y el Sagrado Corazón, pero también se elaboró a La Santísima Virgen de la Luz, Cristo Rey y la Virgen de Guanajuato, que están directamente vinculados con la entidad.

Así como los papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco fueron plasmados en vasijas.

Francisco aparece con las banderas de Argentina y el Vaticano, pieza artesanal que Aguilera Salazar considera muy especial y que se le obsequiará al pontífice.

“La verdad muy feliz, te lo juro, hubo noches que no dormía para ver aspectos como a esta pieza qué le vamos a poner, sobre todo mucho amor que vi en los artistas fue algo muy hermoso, y pude ver la capacidad que tiene toda esa gente de Santa Rosa”, destacó.

Detalló que todo el proceso nace con la elaboración de una pasta con barro y arcillas de la zona, donde se emplea la técnica del torno de alfarero, que es un tipo de ingenio giratorio para crear una pieza o vasija a partir de una pasta cerámica que se moldea con las manos.

Una vez concluida la pieza, se deja orear por dos o tres días en un área cerrada, posteriormente se pone al aire libre para que le dé el sol otros tres o cuatro días, para luego ser llevada al horno, a una primera quema llamada jahuete que se realiza a mil 050 grados.

Posteriormente se somete al proceso de esmaltado o vidriado por el método de sumersión. Ese esmalte es el brillo que toma la pieza al momento en que entra a la segunda quema, también a mil 050 grados.

Después de este proceso y de ser retocada, se va al área de decoración donde comienza una de las partes creativas.

Ahí, Jaime Aguilera y un grupo de mujeres artesanas dibujan y pintan cada artesanía con diversas temáticas, en este caso, las enviadas al Vaticano son con motivos religiosos.

Por último, la pieza se ingresa otra vez al horno.

Carmen Salazar, una de las dibujantes, dijo que es muy emocionante que su trabajo salga a otros países.

“Es algo bonito y es un orgullo. Me dio gusto y le eché muchas ganas en lo que me tocaba hacer, que fue el trazo y las caritas principales”, subrayó Carmen, quien tiene 27 años de realizar este trabajo.

Este taller fue fundado en 1964 y da trabajo a habitantes de la Sierra de Santa Rosa.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40