Nacionales

Compartir

Paseo a Ciegas, un proyecto que enriquece la integración social

Más que una ayuda para personas con discapacidad visual, Paseo a Ciegas es una actividad que brinda la oportunidad de integrar a un sector de la població

Más que una ayuda para personas con discapacidad visual, Paseo a Ciegas es una actividad que brinda la oportunidad de integrar a un sector de la población que puede enriquecer la integración social.

Tal es la experiencia que compartió Manuel de la Torre, presidente de la Asociación Civil Paseo a Ciegas, quien desde hace seis años participa en esta actividad que ha derivado en una de las más emotivas y alegres del paseo ciclista dominical.

En entrevista con Notimex, refirió que tras arrancar en enero de 2010, Paseo a Ciegas se ha convertido en una labor que ha trascendido a actividades que van más allá de un simple paseo ciclista para personas que no ven.

Como resultado de ello hoy en día la asociación que encabeza brinda también actividades recreativas como caminatas por el campo, visitas al cine con descripción, conciertos, teatro y otras relacionadas con la interacción con personas con discapacidad en espacios públicos.

Esto, dijo, nos lleva a lograr ciudades más humanas en donde al ayudar a quienes no ven, terminamos ayudándonos a nosotros mismos al desmitificar la idea de que un ciego es alguien que no puede hacer nada, “por el contrario, pueden hacer incluso más que nosotros”.

La iniciativa inició con una bicicleta rentada y otra prestada, pero actualmente Paseo a Ciegas cuenta con 23 bicicletas Tanden (para dos pasajeros), dos triciclos para personas con discapacidad motriz y algún otro aditamento para ayudar a personas con discapacidad como cuadraplegia.

De entre sus 347 beneficiarios y 500 voluntarios que domingo a domingo participan de las 9:00 a las 13:30 horas, está Javier Valencia, quien tras año y medio de participar como voluntario asegura: “he recibido más yo de ellos que ellos de mí.

“Cuando entras a Paseo a Ciegas, piensas que vas a ayudar a la gente, pero a veces resulta al revés, ellos te ayudan porque son guerreros que se enfrentan a diario al desprecio o indiferencia de la gente, incluso a la humillación”, aseveró.

Y es que el problema es que no los conocen y por lo mimo no los consideran, en parte por desconocimiento y en parte por una falta de cultura, agregó.

“Cuando llegas aquí, y los comienzas a conocer, entonces empiezas a conocerlos y te das cuenta de que recibes más de ellos de lo que tú les aportas”, aseguró Javier.

Al respecto, Maribel, quien tiene dos años brindando una labor altruista en Paseo a Ciegas reconoció que si hay algo que aprenderle a quienes acuden como beneficiarios de este programa es que enseñan que “la única discapacidad es la que nos ponemos mentalmente”.

Si hay algo que caracteriza a quienes acuden a Paseo a Ciegas es que están llenos de vida y lo demuestran al aprender y convivir con una tenacidad y alegría que terminan por inyectar de las ganas de vivir que tienen.

“Recuerdo a una niña en particular que al pasearla y sentir la brisa en su rostro me dijo ‘quiero volar, y yo le dije que si quería podía hacerlo. Entonces ella abrió los brazos y en la bajada de cada puente, con su imaginación comenzó a volar, haciendo de esta experiencia un momento inolvidable”, destacó.

En efecto, entre los beneficiarios nos podemos encontrar con gente valiosa como Rodrigo Hernández, quien inició hace cuatro años como beneficiario del programa y ahora incluso colabora como coordinador general de voluntarios.

Reconoció que si bien ha tenido oportunidad de acceder a diferentes actividades para ciegos, nunca se hubiera imaginado que existiera una asociación que le ayudara en una actividad de esparcimiento para andar en bicicleta.

Sin embargo tras integrarse a Paseo a Ciegas descubrió que sí es posible realizar actividades de esta naturaleza, además de que es una oportunidad para conocer gente valiosa e incluso reencontrarse con amigos de la primaria.

Reconoció que independientemente de su discapacidad, ha tenido buenas experiencias con la gente ya que “el chip es otro” y hoy en día la mentalidad de la gente es distinta, aunque no falta quien carece de sensibilidad para tratar a una persona ciega.

Sin embargo, reconoció que aunque las cosas son diferentes en comparación con su experiencia hace 12 años, cuando comenzó a caminar solo por las calles, todavía existe dificultad para encontrar empleo.

Desde luego, si hay algo que no cambia nunca y que es la fórmula mágica que abre todas las puertas del mundo son las palabras mágicas “por favor” y “gracias”, y esas son las que ayudan a superar cualquier barrera, incluso entre los más insensibles.

No faltan los ejemplos como Marco, quien durante 30 años ha tenido participación deportiva en otros eventos, mismos que lo han llevado a Corea, España, Puerto Rico, en justas como los Paraolimpicos del 88 en Seúl para el pentatlón.

Lejos de pensar en la posibilidad o no de subir a una bicicleta o participar en una actividad deportiva, Marco aseguró que a lo largo de su vida nunca ha encontrado motivo para no hacer lo que verdaderamente quiere.

Por ello, entre sus sueños a futuro es lograr incluso conducir en bicicleta por sí mismo, solo guiado por la voz de quien le diga “a la derecha, a la izquierda”, consolidando así su espíritu de independencia.

Paseo a Ciegas no cuenta con patrocinio ni apoyo alguno, por lo que depende 100 por ciento de la buena voluntad de la gente que de verdad quiere apoyar a este sector de la población, viendo el verdadero valor social de esta obra.

Por ello, Manuel de la Torre extiende la invitación a quienes quieran ayudar y a quienes deseen participar a conocer Paseo a Ciegas a través de las redes sociales de Facebook, Twitter así como el portal de internet www.paseoaciegas.org, donde está toda la información.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40