Nacionales

Compartir

Águila Real, especie amenazada que se reproduce y conserva en Puebla

La especie se encuentra amenazada al ser objeto de la cacería injustificada bajo la creencia de roba niños.

El Águila Real, uno de las aves más importantes para México, incluso se encuentra en la bandera nacional y en las monedas de circulación, enfrenta un triste grado de conservación, destacó Frank Carlos Camacho Wardle, director general de un parque de conservación y vida silvestre.

En entrevista con Notimex, dijo que la especie se encuentra amenazada al ser objeto de la cacería injustificada bajo la creencia de roba niños y mata ganado, pero realmente se trata de un ave carroñera; además de ser objeto del tráfico ilegal para usarse como mascotas bajo cautiverio donde regularmente mueren o viven muy poco tiempo, a pesar de ser muy longeva.

“Africam Safari es el único lugar donde han nacido Águilas Reales en condiciones controladas en México, y es un gran orgullo el poder liberarlas en su estado natural; llega a vivir unos 70 años, pero su reproducción es muy lenta”, afirmó.

Camacho Wardle señaló que el Águila Real es símbolo de los Caballeros Águilas Aztecas, que eran los nobles más importantes. “Hay muy pocas parejas de águilas de esa especie en México reproduciéndose, menos de 20, por lo que se ha llevado a cabo una investigación en el norte del país y en Zacatecas, que es donde hay la mayor concentración de ellas.

Indicó que por lo anterior, el parque de conservación y vida silvestre que dirige cumple con su misión de conservar la naturaleza y reintegrarla a su hábitat natural.

“El objetivo es que los hijos, nietos, bisnietos y las generaciones que le sigan vean Águilas Reales surcando los cielos de México”, sentenció.

Relató, que originalmente el Águila Real se encontraba en todo el norte de México, incluso hasta San Luis Potosí, Querétaro, Estado de México y Puebla, pero lamentablemente ahora sólo están en Chihuahua, Tamaulipas, en Zacatecas y una parte pequeña de Durango.

Detalló que éstas águilas ponen dos huevos, de los cuales nacen los pollos en igual número, y de éstos el más grande elimina al más chico, lo que se llama cainismo, para eliminar la competencia. con ello se asegura que todo el alimento que proveen los padres sea sólo para él.

Camacho Wardle precisó que, por lo anterior, en el parque de conservación y vida silvestre Africam Safari, lo que hace es retirar el segundo huevo que ponen y es incubado de manera artificial, o en su lugar se pone en otra águila nodriza que lo incube y lo crie, de esa manera se duplica la producción del Águila Real al año.

Señaló que de esa manera aseguran su demografía y la genética de estas muy importantes aves, además de mantenerla sana y poder contribuye a su conservación.

El especialista refirió, que fue hace seis años que nació la primer Águila Real en el parque, un 24 de febrero, desde entonces y hasta el momento han nacido 26 de aves de esa especial.

Anunció que se espera el nacimiento de otras más ya que hay huevos en incubadora, en donde también aplica un programa de medicina preventiva a fin de asegurar que no tengan ningún tipo de enfermedad al momento de ser liberada e integrarse al habitan.

Explicó que el huevo en la incubadora se encuentra a 37.7 grados promedio y todos los días son pesados para confirmar que estos tengan entre los 150 y 175 gramos.

“Los huevos llegan a tener manchas lo cual es normal; una forma puntiaguda para que ruede por sí mismo sin que se caiga del nido en la montaña. También aprovechamos a medirlos”, acotó.

Añadió que cuando nace el polluelo les muestran unos títeres con forma de águila, lo anterior con el objetivo de evitar que identifiquen a los humanos como una fuente de alimento, por ello se meten en una caja especial que tiene un espejo y no ven a quienes le dan de comer trozos de carne al pico, de esa manera sepan que es un águila la que los alimenta.

“Aunque no es perfecto el títere, su mente es suficientemente cercana para que lo identifiquen como un águila y con ello nos aseguramos que cuando se liberen no busquen a los humanos, y busquen su propio alimento”, dijo.

Agregó que el proceso de incubación es de 42 días es el estándar más menos, y nacen con los ojos cerrados, el primer día la hembra les da como una pasta que regujita en el buche, lo cual tiene encimas y una serie de bacterias benéficas para que el polluelo tenga fuerza.

Por lo anterior, lo que hacen en el parque con la saliva de las águilas la recolectan para mezclarla con el ratón, conejo o codorniz, así es como llevan esas encimas y bacterias que son benéficas.

Frank Carlos Camacho mostró un Águila Real hembra que pesaba cuatro kilo 600 gramos aproximadamente, al mismo tiempo de resaltar que son animales fuertes, inteligentes e imponentes.

Refirió que hay registro de una pareja de águilas que se mantuvo como tal por más de 45 años, de ahí, que son monógamas, son animales acostumbrados a un territorio, regularmente cuando nacen en un sitio migran unos 50 a 60 kilómetros para establecer su territorio.

Precisó que consiguen la pareja y hacen un nido muy grande en los peñascos de las montañas elaborados con varas, en donde un nido puede llegar a pesar 250 kilos de tantas varas que llevan, la hembra es la que se encarga de incubarlos durante el día y el macho llega a incubarlo de noche, es algo que han visto durante la incubación.

“Puntualizó que cuando se liberan las águilas van provistas de un arnés con un chaleco al que se le colocan un GPS, y con ello se puede saber en dónde se encuentra el ave, si está viva o muerta, cazando o descansando, cuánto ha viajado, todo ello permite saber si se encuentra sano.

En México se calcula que hay unas 90 águilas, de las cuales unas 40 se reproducen no todos los años, de ahí, que son muy pocas todavía, en comparación del siglo anterior, en donde en 1900 cuando se hizo el censo más fuerte se calculaba que había unas 60 mil Águilas Reales en México, señaló.

“Son uno de los depredadores más importantes del hábitat en donde al comerse los conejos, las liebres y las serpientes mantienen un equilibrio que es muy importante, si se quitan a los depredadores, hasta los bosques y árboles dejan de germinar, al ser parte de la cadena”, acotó.

Camacho Wardle subrayó que las personas que aman a los animales pueden contribuir a su conservación, de manera muy sencilla como es el no mantenerlas como mascotas, de ahí, que no se deben comprar animales silvestres debido a que eso contribuye a su extinción.

Otro es el visitar lugares de conservación reales en donde se preocupan en promover su bienestar en la naturaleza y la tercer forma de contribuir es reciclar todos los materiales posibles, ya que todo eso eventualmente termina en el campo.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40