Nacionales

Compartir

Selva Lacandona podría desaparecer en 10 años: expertos

El legislador del Grupo Parlamentario del PVEM demandó medidas ambientales contundentes y acabar con la burocracia, ya que la región no puede esperar más, "cada día las invasiones la amenazan".

El senador Luis Armando Melgar Bravo instó a las autoridades ambientales para detener de inmediato el proceso de destrucción en el que se encuentra la Selva Lacandona, que dijo, corre el riesgo de desaparecer.

Durante la mesa de trabajo intersecretarial sobre la problemática de la Reserva de la Biósfera Montes Azules, el legislador manifestó que por la situación que atraviesa esta zona “no podemos pensar que se trata de una degradación, sino de una destrucción”, por lo que es fundamental actuar ya para detener su deterioro.

El legislador del Grupo Parlamentario del PVEM demandó medidas ambientales contundentes y acabar con la burocracia, ya que la región no puede esperar más, "cada día las invasiones la amenazan".

Pablo Chankin, miembro de la comunidad lacandona y presidente del Santuario de Cocodrilo Tres Lagunas, advirtió que la Selva Lacandona se encuentra en peligro de extinción, debido a la corrupción e invasiones promovidas por las mismas autoridades, así como por la tala clandestina, el saqueo de flora y fauna e incendios forestales.

"Es preocupante ver que cada año esta región, patrimonio de los mexicanos y del mundo, es devastada sin que las instituciones encargadas de proteger el medio ambiente lleven a cabo acciones concretas para detener esta situación. De no actuar inmediatamente, indicó, podría desaparecer en 10 o 20 años".

Refirió que en la Reserva de la Biósfera Montes Azules existen tres poblados que se formaron mediante invasiones ilegales, pero si éstas se regularizan requerirán de apoyos de los gobiernos federal y estatal para que lleguen servicios como educación, de salud, entre otros, lo que implicaría construir más carreteras, y con ello, “habrá más tala de árboles y saqueo de flora y fauna”.

Una familia indígena tiene entre 10 y 15 hijos y actualmente quieren repartir Montes Azules para los hijos de los comuneros de esa zona. Supuestamente la autoridad está diciendo que hay que repartir 10 hectáreas por hijo, apuntó.

Aunado a ello, comentó que existe el contrabando de maderas como caoba y cedro, mientras que las autoridades locales “lo que quieren es que, por debajo del agua, hacer negocio y permitir todo el saqueo de flora, fauna y la tala clandestina”.

Pidió a las instituciones del gobierno, ayuda para conservar, que participen en su cuidado, pues de no hacerlo, su desaparición tendrá afectaciones no sólo para Chiapas, sino para todo México y el mundo.

Jaime Chancayun, miembro de la comunidad lacandona, acusó a los ejidatarios de realizar talas ilegales para el negocio de la ganadería y denunció la falta de personal de PROFEPA para impedir esta situación.

Mientras tanto, Valeria Towns, representante de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, expresó que los ecosistemas que se preservan en la región de Lacandona son una prioridad para el desarrollo sustentable del país y un tema de seguridad nacional.

La funcionaria informó que se han interpuesto un conjunto de denuncias ante la Procuraduría General de la República y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), donde no solamente se acusa sobre el cambio de uso de suelo, sino también otro tipo de ilícitos vinculados a la cacería y la tala ilegal de maderas.

“Hace menos de dos semanas se decomisaron 200 tablones de caoba que estaban siendo robados por guatemaltecos que viven del otro lado del río”, precisó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40