Nacionales

Compartir

Especialista afirma que té de romero ayuda a tratar la diabetes

Investigadores de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) descubrieron propiedades del té de romero como coadyuvante en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2.

Investigadores de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) descubrieron propiedades del té de romero como coadyuvante en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. La asesora de la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina y Profesora del Programa Internacional, de la Facultad de Medicina de la UAG, Raquel Báez Lozano, precisó que esta información parte de una investigación que realizaron.

Detalló que el té de romero podría ayudar a disminuir los efectos de la diabetes mellitus tipo 2 y mejorar la salud de pacientes que sufren éste y otros padecimientos crónico degenerativos.

Según los resultados de la indagación médica, dijo que el consumo de dos litros al día de dicha bebida protege al ácido desoxirribonucleico (DNA), mejora y disminuye el porcentaje de lípidos en la sangre de manera significativa.

Así como disminuye el riesgo de sufrir un infarto o un accidente vascular-cerebral.

Señaló que se trabajó con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y con el departamento de posgrado de Farmacología de la Universidad Autónoma de Zacatecas, "la investigación se enfocó a pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y estudiamos el efecto que tiene el té de romero en su enfermedad".

"Buscamos que se proteja al DNA, ya que éste es dañado por enfermedades crónico-degenerativas, como diabetes, hipertensión, problemas cardiacos o congénitos", explicó.

Mencionó que también se deshidrató la planta y encapsuló para consumo de los pacientes y practicidad al administrarla en dosis.

"Esto es un parteaguas, probamos el té en personas que sufrían ese tipo de diabetes, que usan insulina regularmente y podría tener grandes beneficios tanto clínicos como económicos para el sector salud y la población", manifestó.

La experta destacó que "ya tenemos propuestas de laboratorio, el propio IMSS está interesado, ya que se reducirán los costos para la atención de los pacientes a prácticamente nada”.

"La estimación del gasto diario que realiza por tratamiento una persona con diabetes mellitus tipo 2, es de 800 a mil 500 pesos diarios, dependiendo de la calidad y marca de la insulina que usa, mientras que un tratamiento con té de romero reduciría el gasto a 3.50 pesos mexicanos diarios", subrayó.

La especialista puntualizó que el nombre de su investigación es “Efecto anti-micronucleogénico y citoprotector del extracto acuoso de romero (Rosmarinus officinalis) en pacientes con Diabetes Mellitus tipo 2”.

Comentó que presentará este trabajo en Cochabamba, Bolivia, en el XXXI Congreso Científico Internacional de la Federación Latinoamericana de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina (FELCOSEM) 2016 “Dolor y Cuidados Paliativos”, que se realizará del 6 al 10 de septiembre.

Indicó que el protocolo entrará en un concurso que se realizará en el congreso, "sólo tres trabajos de investigación entrarán al evento, de ser aceptado también será publicado en revistas académicas y científicas".

Báez Lozano precisó que además será mostrado a estudiantes, académicos, profesionales y sociedades científicas de medicina de toda Latinoamérica.

Por otra parte, los alumnos Juan Carlos Navia Velázquez y Osvaldo Redondo Mendivil, de sexto y quinto semestre respectivamente, de la Facultad de Medicina de la UAG, presentarán un caso clínico en el mismo Congreso Científico de Bolivia.

Navia Velázquez expresó que el expediente que presentarán se denomina Estudio Clínico, Bioquímico y Molecular de un Paciente Mexicano con Hipercolesterolemia Familiar Homocigota.

Explicó que el caso presenta a una paciente de 17 años que padece la enfermedad, ya que ambos padres sufren de hipercolesterolemia familiar heterocigota en sus genes, el gen mutado fue heredado por ellos lo que causó dicho trastorno.

Manifestó que en términos básicos, los pacientes "nacen sin receptores que captan el colesterol malo, al no tenerlos, no lo dirigen al hígado, donde se metabolizan las grasas".

Detalló que al no existir tales receptores y no ingresar al hígado, se acumula en las arterias y aumenta el nivel de éste en la sangre, lo que causa placas arterioescleróticas dentro de los vasos sanguíneos.

"Aunado a ello, las células al no registrarlo, generan el propio, así el paciente sufre de exceso de producción, y el riesgo de enfermedades cardiovasculares e infarto aumenta significativamente", concluyó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40