Nacionales

Compartir

Feria del Mole se realizará en San Lucas Atzala, Puebla

En la comunidad de San Lucas Atzala se producen los chiles que dan al mole un sabor “picosito”

La Junta Auxiliar de San Lucas Atzala que pertenece al municipio Calpan anunció la Tercera Feria del Mole, en donde 16 mujeres ofrecerán este platillo que será único debido a que no lleva chocolate ni azúcar. La expositora Vicenta Sánchez Flores dijo que los visitantes a esta feria que se realizará este fin de semana disfrutarán del paisaje del Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, todo esto acompañado de un rico mole muy distinto a los demás.

“Los ingredientes que lleva son chile mulato, chile pasilla, chile chilpotle, ajo quemado, plátano macho, almendras, canela, tortilla quemada, cacahuate frito, ajonjolí, galleta de animalitos, pasas y nuez de castilla, todos ingredientes naturales”, acotó.

Resaltó que en la comunidad de San Lucas Atzala se producen los chiles que dan al mole un sabor “picosito”.

“Este mole es totalmente natural, el dulce se lo van a dar los ingredientes como es el plátano macho y las pasas”, acotó.

Por su parte Rogelia Ventura Ramos, habitante de dicha localidad y expositora, explicó que el tlapechtamal es un tipo tamal aplastado que es elaborado con masa natural.

Mencionó que para elaborar este alimento se prepara la masa natural igual que para los tamales tradicionales, pero la diferencia es que se le pone el consomé o caldo en donde se cuece el guajolote que lleva el mole.

“En una olla se pone una cama de hojas de aguacate, se ponen los tamales y se vuelve a poner una capa de esta hoja y con ello se cocinan y suelta su sabor”, apuntó.

Ventura Ramos señaló que por ello lleva ese nombre de tlapechtamal en náhuatl, que significa tamales de agua, en donde unos 10 kilos de masa tardan en cocerse unas dos horas y de ahí salen unos 100 tamales.

En tanto, Antonio de Castilla Jiménez, director de cultura del municipio Calpan, habló del guajolote, de la proteína del mole y los tamales. El guajolote es un ave de traspatio, por ello se cría de manera artesanal al ser alimentada de forraje de la región y sin químicos.

Añadió que el mole es cocinado en una cazuela de barro con leña que se recolecta de la zona boscosa de las faldas de los volcanes, actividad que fortalece la tradición y la cultura.

El funcionario mencionó además que en dicho municipio en la localidad de San Mateo Ozolco unos mil 428 habitantes hablan náhuatl y en San Lucas Atzala unas 728 personas, donde lamentablemente los pequeños ya no quieren hablar la lengua materna y prefieren hablar inglés.

Por ello, resaltó la importancia de este tipo de actividades como es la Feria del Mole y la Feria del Pulque, que buscan fortalecen las tradiciones y costumbres para influir en los jóvenes.

Asimismo señaló que no sólo las mujeres mayores son las que participan, sino que también se suman las hijas y hasta nietas, lo cual ocasiona que se fortalezca la identidad y las costumbres.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40