Nacionales

Compartir

Independencia de México debe mucho a Josefa Ortiz de Domínguez

Es uno de los personajes femeninos más destacados del movimiento de la Independencia de México

Conocida como “La Corregidora”, Josefa Ortiz de Domínguez, uno de los personajes femeninos más destacados del movimiento de la Independencia de México (1810-1821), nació el 8 de septiembre de 1768, en Valladolid, hoy Morelia, Michoacán.

De acuerdo con su biografía publicada en el portal “www.uaq.mx”, estudió en el Colegio de San Ignacio de Loyola hasta que en 1791 contrajo matrimonio con Miguel Domínguez, quien trabajara en la Secretaría de la Real Hacienda y en la Oficialía del Virreinato de Nueva España, además fue Corregidor de Querétaro.

Conforme al sitio “biografiasyvidas.com”, en los primeros años de su matrimonio se dedicó al quehacer de la casa y al cuidado de los dos hijos de su esposo, que había enviudado antes de contraer nupcias con ella.

Posteriormente, mostró preocupación por causas sociales, como los derechos y las condiciones de vida de la población marginada, criollos e indígenas.

Para 1808, cuando comenzaron a observarse las primeras muestras de apoyo al rey Fernando VII (1784-1833) -a consecuencia de la invasión napoleónica de España-, en las colonias comenzaron a gestarse ideas sobre separarse definitivamente de España.

En ese tiempo surgió la necesidad de construir, en la Nueva España, un México en que imperaran los valores democráticos, que eran inexistentes, por lo que Miguel Domínguez y Josefa Ortiz abrieron su casa para la realización de reuniones de carácter político, a través de supuestas reuniones literarias.

Aunque Miguel Domínguez no participó en ninguna de las reuniones, la casa del matrimonio recibió a personajes como el cura Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo.

La conspiración fue descubierta y Josefa Ortiz fue encerrada en su recámara por su marido, mientras que como corregidor fingía realizar la investigación del caso y actuar contra él.

Josefa Ortiz alcanzó a avisar a los conspiradores de que habían sido descubiertos, de ahí que sea considerada como patriota y heroína de la Independencia de México.

Los sublevados habían acordado iniciar el movimiento de Independencia el 1 de octubre de 1810, pero luego de que recibieran la carta de La Corregidora, el cura Hidalgo decidió adelantar el llamado para el 16 de septiembre de ese año.

A decir de sus biógrafos, fue encarcelada en el Convento de Santa Clara y su marido fue enviado al de Santa Cruz, ambos en Querétaro.

Durante el juicio, su esposo Miguel Domínguez fue destituido, aunque liberado gracias a la intervención popular. Por el contrario, Josefa Ortiz de Domínguez fue declarada culpable de traición y enviada al Convento de Santa Teresa, en la Ciudad de México.

En ese lugar pasó sus siguientes tres años hasta junio de 1817, cuando el virrey Juan Ruiz de Apodaca liberó a “La Corregidora”.

Josefa Ortiz de Domínguez falleció el 2 de marzo de 1829, a los 61 años de edad, en la Ciudad de México, y enterrada en el Convento de Santa Catalina, pero poco tiempo después sus restos fueron trasladados al Panteón de Queretanos Ilustres, en Querétaro, donde también se encuentran los de su marido.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40