Nacionales

Compartir

La Mascarita peninsular es un ave endémica de BCS

UABCS busca probar la existencia de subespecies del ave Mascarita peninsular en la entidad

Un estudio de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) busca probar la existencia de subespecies del ave Mascarita peninsular en la entidad, lo que implicaría tomar medidas de conservación particulares para cada una de ellas. En un comunicado, la institución de educación superior señaló que en 1917 el ornitólogo estadounidense Harry C. Oberholser propuso que existían dos subespecies de Mascarita peninsular en la entidad.

Detalló que a la del norte la llamó “Geothlypis beldingi goldmani” y a la del sur la denominó “Geothlypis beldingi beldingi”.

La primera de ellas habita en los oasis de la parte norte del estado, hasta Mulegé y la segunda, desde La Paz hasta San José del Cabo.

Para averiguar si esta hipótesis es cierta, pues cuando fue propuesta hace casi 100 años no estaban desarrolladas las técnicas actuales, los doctores Roberto Carmona y Sergio Flores, responsables del Laboratorio de Aves y del de Biología Molecular de la UABCS, respectivamente, pusieron en marcha un proyecto de investigación en el cual se busca obtener muestras de ADN de ambas poblaciones.

La Mascarita peninsular es un ave que sólo habita en el estado y a la fecha no hay un sólo registro fuera de la entidad. Los científicos denominan a esta característica como endemismo, lo cual significa que es una especie única y geográficamente limitada.

Su hogar se encuentra en los oasis de agua dulce, con presencia de tule, carrizo y junco, es decir que los ambientes donde puede vivir son muy escasos. Pertenece a la familia de los parúlidos y mide entre 13 y 14 centímetros de longitud en promedio.

El nombre de este pájaro proviene de una de sus principales características físicas, una mancha oscura alrededor de los ojos que se asemeja a un antifaz, por lo que los ornitólogos, encargados del estudio de las aves, le denominen “Mascarita”.

La universidad ha recolectado 25 muestras de sangre de mascaritas norteñas en San Ignacio. Además de la extracción de sangre (ADN), a los organismos capturados se les determinó su sexo y edad, y fueron marcados para reconocerlos en futuros monitoreos.

El investigador Carmona señaló que deben obtener las muestras de la población sureña, por lo cual planean seguir con el estudio en las próximas semanas.

Indicó que serán analizadas en el laboratorio a cargo del doctor Flores y, de ser confirmada la hipótesis, este hecho probablemente implicaría tomar medidas de conservación particulares para cada subespecie.

Se considera que existen entre mil y dos mil 500 aves adultas de Mascarita peninsular, una cifra preocupante, sobre todo por los cambios negativos que han sufrido algunos oasis.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40