Nacionales

Compartir

Inspectores ambientales rescatan 49 ejemplares de vida silvestre

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) rescató 49 ejemplares de vida silvestre en diversos operativos de inspección

En el zoológico El Potrero, ubicado en el municipio de Ocoyoacac, aseguraron 17 animales, que después llevaron al Centro para la Investigación y Conservación de la Vida Silvestre del municipio de Villa de Allende.

Los ejemplares fueron un gamo (dama dama), dos pecaries (Pecari tajacu), cinco coatis (Nasua narica), dos mapaches (Procyon lotor), un coyote (Canis latrans) y un halcón cola roja (Buteo jamaicensis.

Así como un buho cornudo (Bubo virginiannus), un halcón caracará moñudo (Caracara plancus), una cotorra argentina (Myopsitta monachus), y dos zorros grises (Urocyon cinereoargentus).

En atención a una denuncia ciudadana, los inspectores rescataron a aves canoras y de ornato, que fueron abandonadas al interior de unos sanitarios públicos del tianguis del municipio de Santiago Tianguistenco.

Los 20 ejemplares de capulineros (Ptilogonys sp), dos jilgueros (Carduelis carduelis) y seis gorriones (Passer domesticus)se alimentaron, hidrataron y al día siguiente fueron liberados en el Parque Sierra Morelos.

En un domicilio de Toluca, se encontró un ejemplar de lechuza campanario (Tyto alba) con falta de plumaje en sus alas primarias y fue entregada al Zoológico de Zacango para determinar su estado de salud y otorgarle los cuidados para su rehabilitación.

Asimismo, un particular entregó de manera voluntaria dos cotorras guayaberas (Amazona albifrons), que encontró cerca de su domicilio sin indicios de lesiones o enfermedades visibles, precisó en un comunicado.

Durante un recorrido de vigilancia en contra de la posesión ilegal de ejemplares de vida silvestre, detectaron una jaula de vuelo en una colonia del municipio de Calimaya, donde había un tecolote enano (Megascops spp).

El propietario mencionó que el ave había llegado a su domicilio herido y carecía de los permisos de las autoridades ambientales para tenerlo en su propiedad.

El tecolote se dejó en el Zoológico de Zacango para su revisión y valoración médica, en tanto se define si es apto para reinsertarlo a su medio natural.

La Profepa destacó la importancia de evitar la compra, comercialización y uso de especies silvestres como mascotas, ya que algunas se encuentran en riesgo o peligro de extinción.

Recordó que quienes incurren en este tipo de delitos son sancionados que van desde amonestaciones y multas hasta el arresto administrativo.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40