Fusión Salvaje

Compartir

La muerte puede estar en un nado

El agua encierra parásitos que no pueden ser percibidos por el ojo humano, pero pueden resultar mortales

Los microbios unicelulares se encuentran en todos lados y algunos pueden ser realmente peligrosos. Tal es el caso de la ameba Naegleria fowleri, ésta por lo general se encuentra en lagos, ríos y aguas termales.

La mortal ameba puede entrar al cuerpo humano a través de los orificios nasales, lo que ocurre generalmente cuando los bañistas nadan en ríos, lagos, o lugares de agua dulce templada o caliente. Este organismo unicelular puede sobrevivir a temperaturas mayores a los 46 grados.

Al entrar por la nariz la pequeña Naegleria fowleri comienza un viaje al cerebro de su victima, cuando llega a su destino comienza a destruir el tejido cerebral hasta provocar una inflamación cerebral mortal.

De las 133 personas infectadas entre 1962 y 2014 en Estados Unidos, sólo hay tres sobrevivientes, por eso las personas que hayan estado en contacto con cuerpos de agua dulce deben buscar atención médica inmediata cuando presenten fiebre repentina, dolor de cabeza, rigidez del cuello y vómitos.

Cuando la salud de un joven empeora súbitamente, los médicos detectan la presencia de la Naegleria fowleri ¿los especialistas conseguirán que su cuerpo reaccione a los medicamentos?

Para descubrirlo no te pierdas Parasitos Asesinos a las 19:00 horas sólo por Proyecto 40.

Por Ailyn Ríos


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40