El Foco

Conoce la Antigua Escuela de Economía

La ciudad de México cuenta con muchos edificios que, si hablaran, nos contarían increíbles sucesos, es el caso de la Antigua Escuela de Economía

Este edificio porfiriano fue habitado por la Familia Ortiz de la Huerta en la antigua calle de Medinas, hoy República de Cuba número 92. En 1904, con diseño y bajo la dirección del Arquitecto Gorozpe, a quien también se le debe la edificación de la Iglesia de la Sagrada Familia en la colonia Roma, e hizo muchas obras en la colonia Juárez, una de las casas más representativas del Centro Histórico.

Rafael Ortiz de la Huerta y Flores lo habitó hasta 1925, otros miembros de la familia lo habitaron hasta el 1938, fecha en la cual se arrenda a la Universidad Nacional, convirtiéndose en la Escuela Nacional de Economía. Es uno de los ejemplos mejor conservados de la arquitectura porfiriana, está severamente influenciada por el gusto europeo que permanecía durante esa época.

Su fachada presenta tres secciones, la inferior una especie de estatua con un extraño medallón sobre la puerta principal, la superior con notables escudos tipo renacentistas y la posterior con balcones y ventanas grandes rectangulares, con arcos encima que se sostienen por un par de columnas.

Este edificio es representativo de la clase social dominante durante el Porfiriato; presuntuosa en sus lujos, y un lugar de reunión de élite para las personas con “buenos modales”, se llevaban a cabo numerosas discusiones de clase política en el recinto, es por ello que la construcción interna es tan peculiar, cruzando el vestíbulo se llega al patio central, cuyo alrededor tiene columnas que edifican habitaciones, teniendo acceso a ella a través de un pasillo al que se llega por medio de escaleras onduladas.

Una vez adentro podemos observar adornos arquitectónicos franceses de los siglos XVII y XVIII, con forma de pequeños ángeles alados, a diferencia de las casas del modernismo, el comedor se haya en el segundo nivel del edificio, logrando así que cada habitación tenga acceso a él y se decora con alusivos murales a temas gastronómicos.

En ese mismo piso, al extremo contrario está el salón de recepciones, el sitio más lujoso e importante del edificio, y el típico ejemplo de la necesidad que sentían sus dueños por ser reconocidos como personas influyentes dentro de su clase social, con un piso de Parquet, material caro y codiciado dentro de las clases acomodadas del Porfiriato, lo mismo que las columnas que nuevamente nos hablan de las costumbres y vida que llevaban.

Para conocer más de cerca este fenomenal edificio, no te pierdas El Foco, este domingo a las 17:30 horas, únicamente por la señal de Proyecto 40.

Por Brandon Ortíz Reynaga.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40