El Refugio de los Conspiradores

El Maximato

Descubre cómo se vivió uno de los periodos históricos más relevantes de nuestra historia.

1928, un año en el que las cenizas de una violenta revolución cauterizaban las heridas de nuestro país y nos dejaban a la merced e influencia de Plutarco Elías Calles, conocido en ese entonces como el Jefe Máximo. Eran aún tiempos violentos; Álvaro Obregón había sido asesinado y Emilio Portez Gil se encargó de ocupar la silla presidencial de manera interina.

Durante el gobierno de Portes Gil se contaba en las calles que quien realmente mandaba era El Jefe Máximo, quien eligió a los miembros del gabinete de Gil, todos tenían serias sospechas de lo ocurrido con Alvaro Obregón y directamente de las oscuras entrañas del país se gestó una insurrección conocida como El plan de Hermosillo, que sostenía un elaborado plan de Elias Calles para matar al entonces presidente Álvaro Obregón, así comenzó la revolución Escobarista, llamada así porque estaba a cargo del general José Gonzales Escobar.

Cuando esto sucedió, Calles fue nombrado, curiosamente, secretario de Guerra y Marina, gozando de poderes especiales y un cargo que aprovechó para deshacerse de generales que se encontraban en diferentes estados y no simpatizaban con el gobierno interino, además de utilizar el poder militar para deshacerse de la rebelión y atacar a los estados del norte.

El interinato finalmente concluyó con la elección constitucional en 1930 del Presidente Pascual Ortíz Rubio, quien se encargó de promulgar la Ley Federal del Trabajo, la Ley del crédito agrícolay el código penal. Así mismo México se unió a la entonces Liga de las naciones, amplió la red telefónica y estableció la Libertad de culto. A pesar de sus progresos en el país hubo dudas de si su elección fue legal o sólo otro movimiento de Calles, la presión fue demasiada y Rubio finalmente renunció al cabo de dos años de mandato.

Abelardo Rodriguez tomó entonces el mandato un par de años, otro de la selecta cartera de Elias Calles, durante su gobierno se apostó al comercio y la creación de carreteras, y se inauguró el Palacio de Bellas Artes, además se reformaron muchísimas leyes y varias dependencias del gobierno cambiaron su nombre.

Para 1934,Lázaro Cárdenas tomó la presidencia dando fin al Maximato, por fin se terminaba la influencia siniestra que infundía en el montón de interinos, además de que por primera vez en muchos años un presidente tomaría decisiones propias y nunca más habría asesinatos dudosos como el de Álvaro Obregón… o por lo menos eso se pensaba.

Para profundizar más en el tema no te pierdas El Refugio de los conspiradores esta noche a las 22:30 horas y entérate de detalles de nuestra historia que sólo pocos conocen, sólo por la señal de Proyecto40.

Por Brandon OrtízReynaga


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40