El Refugio de los Conspiradores

A 103 años de la sublevación que provocó la Decena Trágica #UnDíaComoHoy

Un hecho que terminaría con sangre fría el 22 de febrero, con la decisión de que la vida de Madero debía llegar a su fin

9 de febrero, un día como hoy pero de 1913, era una fría madrugada en la ciudad de México, cuando los generales Manuel Mondragón y Gregorio Ruiz se levantaron en armas junto a un grupo de cadetes de la Escuela Militar.

Su objetivo era marchar al Palacio Nacional para capturar al secretario de guerra Ángel García Peña y avanzar con rumbo a la prisión de Santiago Tlatelolco para liberar al general Bernardo Reyes; y de ahí a la prisión de Lecumberri para poner en libertad y funciones al general Félix Díaz, luego de revelarse en contra del gobierno de Francisco I. Madero en.

Los “aspirantes”, como eran llamados los jóvenes del colegio militar, eran de peligro, se les subestimaba y valiéndose de esto tomaron el control del Palacio Nacional. El tiroeto era inminente, un episodio oscuro con alrededor de 800 víctimas, lastimosamente la mayoría eran civiles. Conforme amanecía, las fuerzas rebeldes fueron replegadas con un primer intento fallido en sus manos.

Madero se encontraba en el castillo de Chapultepec y avanzó con guardias, gabinete, amigos y cañoneros al Palacio Nacional, esto se conoce como la Marcha de la Lealtad, parecía una victoria para el gobierno, pero esto apenas comenzaba, Madero sabía que debía prepararse para otro ataque de la fuerza “rebelde”, de modo que en punto de las 15:00 horas decidió trasladarse a Cuernavaca para pedir personalmente ayuda al general Felipe Ángeles, militar de su confianza que se encontraba combatiendo con sus tropas a Emiliano Zapata.

Se ordenó el fusilamiento del general Gregorio Ruiz, los rebeldes ganaron la simpatía de la clase alta, reconocidas familias repartieron cigarros y golosinas a los sublevados, eran tiempos de crisis y el gobierno de Madero estaba en riesgo, con una inmanejable situación en las manos llegó el 12 de Febrero, día en el que La decena trágica comenzaría a concretarse, el general Manuel Mondragón logró crear caos y fuego por toda la ciudad, aprovechando el alboroto logró la libertad de los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz. Finalmente asaltaron algunas dependencias de gobierno y decretaron estado de sitio.

Madero nombró a Victoriano Huerta secretario de defensa. Pero el 17 de Febrero descubriría que estaba en tratos con los rebeldes para traicionarlo, sin embargo, de alguna forma terminó engañando al Presidente y consiguió ser liberado, un error que provocaría que el 20 de Febrero se revelara la alianza de Huerta con el bando opuesto de Felix, momento conocido como El Pacto de Embajada, Madero entonces fue arrestado y obligado a renunciar.

El poder pasaría a manos de Huerta quien decidió que la revuelta tendría que culminar, se decidió con sangre fría que el 22 de febrero la vida de Madero debía llegar a su fin, marcando un episodio triste, oscuro y corrupto en la historia del país, así comenzaría el periodo de Huerta, manchado de sangre y resultado la traición y golpe de estado.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40