El Refugio de los Conspiradores

Luís Donaldo Colosio fue asesinado #UnDíaComoHoy pero de 1994

Recordamos al hombre que veía un México con hambre y sed de justicia, que quería un cambio y que murió al grito unísono de las masas entristecidas

Hay quienes aseguran que si Colosio no hubiese muerto, tendríamos en las manos un México diferente, algunos incluso se atreven a mencionar que seríamos una potencia mundial y que, habría justicia, estabilidad, seguridad, en resumen, un México utópico.

Destacado político y economista, Colosio era miembro del PRI, se definía a sí mismo como “producto de la cultura del esfuerzo”, rechazaba las ideas de la colocación por “dedazo”, el “tráfico de influencias” y la injusticia. En su búsqueda de un mejor futuro para el país, se desempeñó como diputado, senador, presidente de su partido político y titular de la Secretaría de Desarrollo Social de México, hasta que finalmente logró la candidatura a la silla presidencial.

En 1994 dio uno de los discursos más conmovedores, fuertes y polémicos en la historia de México, iniciando con su famosa frase “Veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”.

Este discurso en el Monumento a la Revolución aquella mañana de Marzo de 1994, los mexicanos vieron en el candidato el rompimiento con el entonces presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, habló de un México agraviado y en crisis, con hambre y profundas diferencias sociales, sin embargo con una esperanza.

El 23 de marzo de ese mismo año, alrededor de las 16:05 horas, Colosio llegaba a la ciudad de Tijuana, donde alrededor de 4 mil personas se reunieron para ver al candidato que las masas llamaban Acto de Unidad.

Cerca de las 17.00 horas, Colosio bajó del estrado, caminó sus últimos trece metros y medio en la explanada, entre los saludos y afecto de la gente debió tardar unos doce minutos, todo iba bien hasta que uno de los asistentes pasó sobre el cerco de seguridad, puso un revólver Taurus calibre 38 cerca del oído derecho del candidato y disparó.

No conforme, en medio de la desesperada huida, lanzó un segundo disparo que alcanzó a Colosio en el abdomen, quien cayó al suelo inconsciente, sangrando de la cabeza. En medio de la confusión, el grupo de seguridad capturó a un hombre de unos 25 años, de complexión delgada, tez morena y pelo rizado, vestido con pantalón de mezclilla y una chamarra negra, identificado como Mario Aburto Martínez, quien asegura haberlo planeado solo.

Por Brandon Ortíz Reynaga


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40