Francisco el Papa de la Fe

Listos los cinco papamóviles para llevar a Francisco por México

Dichas unidades fueron bendecidas a principios de esta semana por el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre

El Papa Francisco utilizará cinco papamóviles durante su visita a México, tres de ellos de fabricación nacional y dos de Estados Unidos.

Se trata de dos vehículos Jeep Wrangler, fabricados en la Unión Americana y que el pontífice utilizó en su reciente visita a esa nación, así como tres camionetas Dodge Ram hechas en México y con asientos de fabricación artesanal, que serán utilizados en la Ciudad de México, Ecatepec, Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Morelia y Ciudad Juárez.

Asimismo, se emplearán seis automóviles cerrados Fiat 500L que se usarán para los trayectos largos.

Dichas unidades fueron bendecidas a principios de esta semana por el nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, y el secretario general del Episcopado Mexicano, Eugenio Lira.

Lira Rugarcía precisó que los automóviles no están blindados, pues “el santo padre ha asumido esta responsabilidad de su decisión. Es su estilo, tiene ese deseo y lo ha solicitado en todos los lugares que ha visitado, incluso en el Vaticano tampoco es blindado”.

Refirió que el primer papamóvil que usó Juan Pablo II en 1979 era un camión marca “Dina rebanado”, no tenía ninguna protección ni nada, era muy sencillo. De hecho, ese vehículo se encuentra en la Arquidiócesis de Puebla.

Pero después del atentado que sufriera en 1981 en Roma, “se hizo necesario que dicho pontífice llevara una protección especial y los papamóviles fuera blindados, pero ahora el papa Francisco dispone que ya no, que son vehículos sencillos”, expuso.

Enfatizó que la jerarquía católica mexicana está consciente que el primer Papa latinoamericano es espontáneo y le gusta dar sorpresas, por lo que “estamos preparados porque todos estamos conscientes que el Papa al acercarse a la gente quiere manifestar la cercanía y la ternura de Dios y nosotros queremos precisamente favorecer ese encuentro”.

Los vehículos cerrados están previstos para trayectos más largos, pero “si el Papa ve mucha gente se bajará para subir a un vehículo abierto, por eso el coche cerrado irá siempre junto al papamóvil”.

Respecto a si se trata de un viaje complicado, aseguró que se ha hecho un trabajo muy intenso y coordinado con las autoridades federales, estatales y municipales; “parece que todo, hasta donde podemos preverlo está bien organizado y será un viaje extraordinario”.

Héctor Mena, de la Empresa Autopolanco, de distribuidores de Chrysler en la Ciudad de México, detalló que el sumo pontífice no pidió “absolutamente nada”, eso, si, que fueran vehículos sencillos.

“Me tocó la suerte de tener este privilegio, nosotros los entregamos a la Nunciatura pero el tema de a dónde van a mover cada vehículo es un tema que le toca a la Nunciatura. Son vehículos que están en comodato a la Nunciatura. Por seguridad de su Santidad revisan por logística algunos puntos clave del vehículo”, abundó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40