Fusión Salvaje

Lobo ártico, un carnívoro paciente para cazar

Gordon Buchanan documenta el día a día de una familia de esta especie en el ártico canadiense

El Canis lupus arctos es una subespecie del lobo gris, recibe el nombre de lobo polar o lobo blanco debido al característico color de su pelaje, mide 1.80 cm de largo; su peso va de los 45 hasta los 70 kilogramos, lo que lo hace un excelente cazador. Sus manchas en el pelaje y ojos café oscuro o amarillo brillante lo distinguen del resto de los lobos..

Normalmente se puede encontrar a lo largo de Norteamérica (desde el archipiélago canadiense, hasta Groenlandia), donde el clima es muy frío y se registran temperaturas de hasta – 30° centígrados, su pelaje grueso y abundante aísla el viento y la nieve; sus patas, hocico y orejas son más cortas por lo que guarda mejor el calor corporal.

Es un animal carnívoro, comúnmente caza y consume focas, aves, zorros árticos, caribúes, bueyes almizcleros y liebres árticas; todos los miembros de la manada se coordinan para cazar, persiguen a su presa a velocidad moderada hasta agotarla para después rodearla y atacarla, mientras un lobo muerde una extremidad trasera otro se abalanza sobre el cuello.

Los lobos árticos se agrupan en manadas de cinco o seis integrantes liderados por un macho alfa, cambian de pareja cuando uno de los dos muere, son animales monógamos; su apareamiento es en marzo y finales de mayo. Son muy protectores con sus crías, al mes comienzan a comer carne y a los seis meses son incluidos en la manada para aprender a cazar.

Hoy en Fusión Salvaje sigue de cerca al camarógrafo de vida salvaje Gordon Buchanan, quien documenta el día a día de una familia de lobos en el ártico canadiense. A Luna, la madre, le han puesto un collar con GPS para ubicarla cuando salga de caza ¿podrán verla en acción? No te lo pierdas hoy a las 19:00 horas, por Proyecto 40.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40