Hueconomía

El deseo inútil de ser Dios

Los manipuladores financieros globales juegan a ser dioses

El jefazo de la gigantesca firma financiera Goldman Sachs, lo dijo sin rodeos: “Estoy haciendo el trabajo de Dios”. Modesto el muchacho, ¿no? Desde esas alturas olímpicas, los manipuladores del ámbito financiero global parecen dispuestos a reventar el mundo entero con tal de no admitir que su mega burbuja financiera tiene que desinflarse algún día.

Lo hará por las buenas o por las malas: soltando presión como olla exprés, o reventando como caldera sin salida. Pero la triste verdad es que cuando tú extiendes artificialmente una bonanza natural, creas una burbuja. Y todas las burbujas, siempre y en todas partes, terminan por reventar.

La presente burbuja del “dinero” fíat viene incubándose desde 1971: burbuja bursátil, burbuja inmobiliaria, burbuja de bonos, de derivados y, finalmente, crediticia. Esta mega burbuja quiso estallar en 2008 y se lo impidieron. Para ello aplicaron básicamente dos trucos financieros inéditos:

El primer truco fueron emisiones salvajes de fichas (“dinero” fíat) con las cuales prolongar el “auge” (ellos le llaman Quantitative Easing, pero no es más que sacar montañas de “dinero” de la nada.

El segundo truco fueron tasas de interés que tienen siete años en nivel cero, y no han subido en diez años.

Entre ambas medidas, malamente llamadas “estímulos”, están destruyendo el ahorro y en general toda formación posible de capital. ¿Hicieron bien en posponer ese estallido? Ellos afirman que lo evitaron, pero la verdad es que solamente lo pospusieron.

No te pierdas Hueconomía todos los viernes en punto de las 14 horas por Proyecto 40.

Por Guillermo Farber


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40